‘Antrobuses’, la fiesta sobre ruedas

Un autobús con barra de bebidas y tubo para pool dance, se convierte en escenario para celebrar cumpleaños, despedidas de soltero y bodas para 20 invitados por 9 mil pesos.

Ciudad de México

Adentro, un juego de luces neón descubre los rostros de los invitados; ellos se mueven al ritmo del beat que dicta el DJ; hay un mesero, un bar tender y un tipo alto –un tanto rudo- que vigila a todos: el de seguridad. Pero éste antro, como ningún otro, tiene un peculiar empleado: el chofer.

Es una fiesta con todas las características de un centro nocturno, y pasa por sitios turísticos como el Ángel de la Independencia o del Monumento a la Revolución; los invitados bajan para tomarse la foto del recuerdo; los que van enfiestados en un bus de dos pisos se toman la foto desde arriba.

“El concepto nació en Londres”, comparte Juan Carlos Azueta, director general de Party Bus México, una de las empresas que ofrece este servicio en la Ciudad de México.

“Fue en los noventas cuando comenzó, y de ahí se replicó a nivel mundial; existen muchos ahorita en Estados Unidos, en Brasil, en Canadá, en Argentina, en Australia, en Japón”, comparte Azueta.

La idea tiene su origen en los servicios que ofrecían las limosinas “con la ventaja que da el espacio de un autobús, que tiene más capacidad que una limo, y así los pasajeros van más cómodos y tienen más servicios”, explica.

El exterior de los autobuses es decorado con un rótulo que advierte que adentro hay fiesta privada; en el interior sillones, una barra de servicio, sanitarios, equipo de iluminación, de sonido y en algunos modelos de autobuses hasta tubo de pool dance.

“Tienes el servicio de un DJ y de un bar tender que es el que va sirviendo a todos los clientes, y también hay una persona encargada de la seguridad, sobre todo para cuando los clientes bajan en algún punto turístico”, dice.

Entre las ventajas, revela Azueta, está que el cliente solo tendrá que abordar el autobús con sus amigos sin preocuparse por la organización, la ambientación o la limpieza.

Despreocuparse por esos detalles y recorrer la ciudad en medio de una fiesta puede costar entre nueve mil y 20 mil pesos, dependiendo del paquete y empresa que ofrezca el servicio, sin contar el consumo de bebidas o alimentos.

La contratación adicional de un DJ podría sumar otros 10 mil pesos al servicio que ofrece un recorrido de hasta cinco horas para fiestas de 20 hasta 60 invitados.

Otra de las empresas que ofrece este servicio en la Ciudad de México es Bus & Bus, que en su página oficial promueven la comodidad de evitar los alcoholímetros.

“Evita el alcoholímetro y molestias de conducir, pasamos a recoger a tu grupo de amigos en el lugar que nos indiques y los llevaremos por un recorrido”.

Entre los paquetes que ofrecen las empresas hay servicios especiales para eventos como bodas y despedidas de solteros.