3 ciudades para celebrar el año nuevo chino

Hoy es el año nuevo en occidente, pero en la República Popular de China el año nuevo se celebrará el próximo 28 de enero, lo que llenará de festividad sus ciudades y barrios.
Shanghai es hoy en día un destino financiero de lujo, donde se encuentran los centros comerciales más caros de China.
Shanghai es hoy en día un destino financiero de lujo, donde se encuentran los centros comerciales más caros de China. (Fotos: Shutterstock y cortesía)

China popular, como usualmente era nombrada en el último periodo de la guerra fría, es hoy un lugar de excentricidades, el movimiento económico y el comercio internacional les permitieron crear una clase media alta de más de 400 millones de personas que demandan un estilo de vida de acuerdo con su ingreso.

Derivado de ello, las grandes ciudades chinas se han convertido en destinos de lujo donde se pueden vivir experiencias de viaje con los niveles más altos de servicio y calidad, en especial en las festividades que marcan el inicio de un nuevo año.

Hay elementos turísticos que han caracterizado a China en todo el mundo: la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida, los guerreros de terracota, los históricos templos y cementerios, y las reservas de osos panda, por mencionar algunos. Estos siguen siendo los íconos de la cultura china; sin embargo, existe otra cara del turismo en China destinada al lujo, que es novedosa y vale la pena explorar.

Shanghai

El corazón financiero chino, centenares de empresas de todas partes del mundo tienen oficinas en esta urbe delineada por rascacielos y grandes parques públicos. Esta ciudad tiene los centros comerciales más caros y excéntricos de China, las marcas más reconocidas en el mundo están presentes con sus colecciones exclusivas.

Desde la llegada al aeropuerto se percibe la modernidad y el lujo. Un tren de alta velocidad, “Maglev”, nos lleva en poco más de 8 minutos del aeropuerto Shanghai-Pudong al centro de la ciudad a más de 300 km/h con todo el confort que un tren de alta velocidad tiene.

Uno de los hoteles más lujosos de esta ciudad es el Mandarin Oriental que en sí mismo es toda una experiencia de viaje. Situado en el centro financiero de la ciudad, conjunta gastronomía, servicio, vistas espectaculares y un spa con todas los elementos místicos de la herencia milenaria china.

Esta ciudad tiene una oferta gastronómica de clase mundial, se pueden encontrar restaurantes con influencias orientales y occidentales, así como experiencias de catas y maridajes diseñadas especialmente para la celebración del año nuevo chino.

La algarabía en las calles comienza una semana antes de la celebración; los centros comerciales, los corporativos y las avenidas se visten de colores, aromas y festividad. Vale la pena visitar la parte histórica de Shanghai, donde se concentran los desfiles alegóricos y el júbilo por un nuevo periodo de vida.


TE RECOMENDAMOS: 6 escapes para relajarte este invierno


Pekín

La capital de China es también una urbe que se transformó de ser solo el centro de control político a una ciudad con experiencias de lujo en medio de la historia milenaria de las dinastías Qing y Ming.

Hay distintas opciones para recorrer la “ciudad prohibida”, el lugar más visitado dentro de Pekin, se puede llegar a pie o contratar una experiencia que nos guíe paso a paso para explicarnos la historia de China a través de estos muros que vieron pasar a la nobleza por generaciones, la cual, entre abuso y desarrollo, sostuvo un régimen que por siglos dominó la zona.

A muy pocas calles de este sitio histórico y de la plaza de Tiananmen está uno de los hoteles más lujosos del mundo, The Peninsula Pekin. Como suele ser en oriente, el suntuoso lobby se rodea de uno de los centros comerciales con las marcas más exclusivas, sus pasillos también forman parte de la historia de la hotelería moderna, tiene un par de cuartos que conservan el mobiliario original y permiten ver la diferencia entre el pasado y el presente, con toda la tecnología que caracteriza a esta cadena.

Este hotel tiene la característica de recoger a sus huéspedes en el aeropuerto y ofrecerles experiencias en los alrededores, como la visita a la Gran Muralla, a unos 45 minutos al norte de la ciudad, donde la majestuosidad de una obra arquitectónica se deja ver entre las montañas, para algunos es una maravilla del mundo y para otros, el cementerio más grande del planeta por la cantidad de gente que murió en su construcción.


Pekin tiene un sabor muy cosmopolita, gente de todas partes del mundo converge ya sea por cuestión diplomática o por fines turísticos, la celebración del año nuevo se prepara con mucho tiempo de anticipación y el centro de la ciudad se viste de gala para esta fiesta. Lo mismo que los sitios históricos en los alrededores de la ciudad, que representan experiencias únicas y a todo lujo para los visitantes internacionales.


Chengdú

Alejada del Océano Pacífico, en el interior y a un costado de las montañas, se ubica esta histórica ciudad conocida por su cercanía con la zona donde los osos panda viven en libertad.

Desde el aeropuerto, el lujo y la gran infraestructura se dejan ver por las calles: grandes centros comerciales y sitios históricos muy bien conservados se combinan con avenidas bien trazadas, limpias y con grandes parques públicos para que la gente pueda caminar y ver la vida pasar.

El hotel más lujoso de esta ciudad es un museo vivo. The Temple House está en un sitio histórico, tiene un par de construcciones con más de un siglo de antigüedad, una dispuesta como lobby y galería de arte y la otra como spa, edificaciones tradicionales chinas en medio de dos torres modernas que muestran las dos caras de China, la del pasado y la del presente.

A un costado, el complejo arquitectónico histórico se transformó en un centro comercial, de los más lujosos en China, algunas casas con más de 150 años de historia son ahora grandes tiendas y restaurantes, en una concesión que el gobierno chino hizo para hacer de este sitio, un museo con vida.

Chengdú es uno de los sitios más espectaculares para vivir un año nuevo chino, el lujo de la ciudad y sus alrededores se deja ver en cada calle y rascacielos, en su transporte público y privado, en sus tiendas y restaurantes que ofrecen una serie de experiencias de alto nivel para los viajeros más exigentes.

La reserva de los pandas es también uno de los principales atractivos, ahí se puede entender el origen de esta especie, así como los peligros que enfrenta para su conservación.


Una China distinta

En estas tres ciudades, encontramos una República Popular de China diferente a las imágenes que datan de los años ochenta, donde el comunismo consumía las ciudades y las vidas de las personas. Luego de la apertura, el comunismo se convirtió en capitalismo de estado y el libre mercado permitió un desarrollo económico que ha llevado a sus ciudades, a ser de las más lujosas en el mundo en menos de dos décadas.

Cualquiera de estas tres urbes nos da la imagen de ciudades renovadas, limpias, con una infraestructura creciente y eficiente a pesar de los millones de personas que habitan cada una.


La transportación entre ciudades en China suele ser más económica que el promedio de un pasaje dentro de México. Tanto los boletos del tren como del avión pueden comprarse con anticipación antes de salir de México sin riesgo alguno. Las entidades financieras chinas y sus empresas de transporte son serias y tienen los estándares de cualquier transportadora internacional.

Vale la pena pasar un año nuevo chino en alguna de estas ciudades, teniendo cerca el lujo y la suntuosidad de un país con un desarrollo económico envidiable que ha hecho del turismo, una de sus industrias más potentes.


Requisitos para viajar a China

  • Pasaporte con vigencia mínima de 6 meses.
  • Visa (por una o dos entradas) que se tramita en el consulado, en la Ciudad de México.


¿Cómo llegar?

  • Aeroméxico tiene un vuelo de México a Shanghai.
  • Delta Airlines sale de México a Los Ángeles, y de ahí vuela a Shanghai.
  • United Airlines ofrece un vuelo de México a San Francisco y de ahí a Shanghai.