Actrices prefirieron el blanco en alfombra roja de los Oscar

Julianne Moore, Marion Cotillard, Lupita Nyong'o, Reese Witherspoon y Lady Gaga fueron algunas actrices que prefirieron vestir de blanco para asistir a los premios de la Academia.
Lady Gaga, Marion Cotillard, Lupita Nyong'o, Julianne Moore y Reese Witherspoon.
Lady Gaga, Marion Cotillard, Lupita Nyong'o, Julianne Moore y Reese Witherspoon. (AFP y AP)

Hollywood

Mucho blanco, rojo y algunas gotas de lluvia inundaron el domingo por la noche la alfombra roja de Hollywood durante el tradicional desfile de las estrellas previo a la 87ª ceremonia de los Óscar.

Julianne Moore, la favorita para llevarse la estatuilla a la Mejor actriz por su papel en "Siempre Alice", donde interpreta a una mujer entregada a su familia y su carrera que va perdiendo todo lo que ha construido en la vida a causa del alzheimer, eligió un vestido blanco de Chanel con detalles negros y el pelo recogido.

"¡Karl Lagerfeld lo hizo para mí!", exclamó en el teatro Dolby.


La francesa Marion Cotillard, que ya sabe lo que es ganar un Oscar por su papel en "La vida en rosa", donde dio vida a Edith Piaf, y está nominada por la cinta "Dos días, una noche", escogió un vestido largo de lentejuelas rematado con ribetes negros de Dior.

"Siempre soñé con la gloria pero nunca pensé que formaría parte de la familia estadounidense del cine", aseguró Cotillard sonriente en inglés a la cadena E', que emite ceremonia.


Deslumbrante como siempre, la ganadora a Mejor actriz del año pasado, Lupita Nyong'o, lució un diseño largo con seis mil perlas hecho por el diseñador brasileño Francisco Costa, director creativo de Calvin Klein.

Lady Gaga usó un vestido blanco de Azzedine Alaia con guantes rojos y Reese Witherspoon también optó por un blanco con negro de Tom Ford.

La actriz estadunidense de origen puertorriqueño Gina Rodríguez, ganadora del Globo de Oro a Mejor actriz por la serie Juana La Virgen, basada en una telenovela venezolana, recogió su pelo en un moño bajo, llevó un vestido de seda verde sin mangas, con una estola que le caía por la espalda, y complementó su "look" con un clutch negro.

La estadunidense de origen hondureño America Ferrera, protagonista de "Ugly Betty", la aclamada serie basada en una telenovela colombiana y que pone su voz a la animada "Cómo entrenar a tu dragón 2", optó por un modelo de tirantes en gasa y broche en la cintura de color verde que se degradaba hasta la falda.

De entre las primeras que llegaron a la gala, Patricia Arquette, la favorita para alzarse con la estatuilla a la Mejor actriz de reparto por "Boyhood", se decantó también por un vestido blanco inmaculado sobre falda negra de Rosetta Gettys.


"Es una historia maravillosa que habla de seres humanos y niños que crecen", dijo a la CNN.

Su marido en la cinta, Ethan Hawke, apareció poco después con un esmoquin clásico. "No creo que viva la misma aventura", explicó en referencia a la película, que se ha filmado a lo largo de 12 años y a la que describió como un film "profundamente estadunidense, muy de clase media".

El plateado fue el otro color de la noche con permiso del rojo. Felicity Jones ("Teoría del todo") eligió un Alexander McQueen con perlas bordadas mientras que Dakota Johnson, hija de la también actriz Melanie Griffith y que triunfa como protagonista de "Cincuenta Sombras de Gray", se vistió de rojo, como Rosamund Pike ("Perdida), con su Givenchy largo sobre falda de Jennifer Aniston.


Anna Kendrick lució un vestido color coral a la medida en seda y gasa de Thakoon, el cual tenía una pequeña abertura al frente que lo hacía resaltar.

Zoë Saldaña destacó con un vestido rosa pálido con tirantes, de Versace. Jennifer López, quien fue una de las presentadoras de la noche, llegó con un despampanante vestido en color crudo con una amplia falda en corte A y un intrincado adorno con cuentas y bordado de Elie Saab.


El director de "Birdman", Alejandro González Iñárritu, y su esposa, Maria Eladia Hagerman, lucieron espectaculares en la alfombra roja. Él portó un smoking negro con una pajarita del mismo tono y ella desfiló con un vestido sobrio de mangas 3/4 en verde oscuro.

Los hombres, en cambio, optaron por la diversidad: Eddie Redmayne ("Teoría del todo") escogió el azul, con el que se sentía a gusto mientras las primeras gotas de agua hacían acto de presencia. "Llueve, es formidablemente británico", dijo.

David Oyelowo ("Selma") apareció con un traje burdeos mientras que el presentador de la gala, Neil Patrick Harris, no pudo esconder su amplia sonrisa en un traje gris junto a su marido David Burtka.