El reto diario de Adidas Running Team

Estos ocho entrenadores tienen el desafío de conducir a un grupo de mil corredores, en dos turnos, en medio de una multitud que busca recorrer la ruta de 42.195 kilómetros en la Ciudad de México

Ciudad de México

Hay gente que corre porque quiere salir de este México pobre, de tantos problemas. Sobre todo, también lo hace para formar parte de un grupo. Esto es lo que piensa el entrenador francés Benoit Verité de por qué los mexicanos corren. Con tan solo 21 meses en el país, el también maestro en biomecánica y fisiología de entrenamiento deportivo afirma que nunca había visto en Francia a tantas personas con un gran entusiasmo por esta disciplina como aquí.

Él, junto Clara Delgado, Melissandre Silans, Marisol March, Joel Antonio Argüello, Igmar Medinilla, Mathey Irvin y Adrián Martínez son los entrenadores de uno de los grupos de corredores más grandes del país: Adidas Running Team (ART).

El programa se inició por tres meses en 2012, ahora dura todo el año con miles de runnners

Con seis mil personas inscritas y más de mil entrenando de manera constante, este grupo de entrenadores cuenta con la preparación profesional para apoyar a sus alumnos runners a cumplir la meta que muchos se fijaron para este 2015: el Maratón de la Ciudad de México.

Todos son atletas de alto rendimiento. La francesa Melissandre Silans, por ejemplo, cuenta con un tiempo aproximado de maratón de dos horas con 46 minutos. Fue el quinto lugar general de la versión pasada del Maratón Lala de Torreón, Coahuila, y quiere clasificarse a los Juegos Olímpicos de 2016. A su vez, Marisol March, de Chiapas, tiene 23 años y desde la preparatoria hasta su maestría ha sido becada por el Tecnológico de Monterrey y la Universidad Anáhuac por su alto desempeño deportivo.

Por su parte, el entrenador Joel Antonio Argüello, de tan solo 20 años, cuenta con marcas como: 21 kilómetros en una hora con 16 minutos; 10 kilómetros en 34 minutos; seis kilómetros en 16 minutos y 800 metros en un minuto con 58 segundos.

El Adidas Running Team es un grupo de corredores que entrena de manera gratuita en espacios públicos, como la pista El Sope de Chapultepec, Villa Olímpica y el Bosque de Tlalpan, con gente profesional para aprender y mejorar sus técnicas. Los entrenadores platicaron con Dominical MILENIO sobre su experiencia como coaches de más de mil personas cada semana.

¿Cómo surge el Adidas Running Team (ART)

Clara Delgado: El proyecto de Adidas surge porque yo era maestra de biología y ganaba muy poco. Se formó Endorfina, una agencia de atletas que juntó a todos estos entrenadores para trabajar con marcas deportivas como Nike, Adidas y Gatorade. Y con otras como Lonol dábamos calentamientos. Nos hablaron para decirnos que necesitaban coaches para una propuesta de hacer activaciones físicas con Adidas. Armé el plan y tuvimos en 2012 el proyecto de Adidas Running Team por tres meses. Les gustó mucho y el siguiente año fue completo. Para 2016 habrá otros horarios, sedes y ciudades. De haber sido cuatro personas, ahora somos ya una flotilla de ocho y se pretende hacerlo más grande. Este proyecto fue para mí un referente muy interesante, porque lo que está sucediendo yo lo había imaginado: el tipo de coaches, los carnés, las pláticas de nutrición, trato a la gente. Es muy bonito ver los resultados. Empezamos en 2012 con 30 personas en El Sope y ahora es todo un monstruo.

¿Hay algún requisito de salud para poder inscribirse al ART? ¿Un límite?

Benoit Verite: Cualquier persona puede inscribirse con nosotros. Pedimos une examen médico completo, que es en la UNAM, en el Centro de Medicina. Dura cuatro horas y se evalúa todo. Si el corredor no puede pagar ése, se le pide uno para ver si hay problemas con el corazón, diabetes, etcétera. Y sí tenemos un límite de edad. Un niño de 12 años, por ejemplo, no puede entrenar con nosotros. Pedimos mayoría de edad únicamente. Tenemos incluso gente de 80 años corriendo con nosotros.

Al ser totalmente gratuito, ¿cuál es la ganancia económica de Adidas?

Melissandre Silans: Ganan ventas.

¿Se les exige a los miembros de ART cierta lealtad a la marca?

Todos: ¡Nooo!

Clara Delgado: Hacemos chistes de "oigan, no traen los tenis Adidas", pero de ahí a que exijamos, es muy diferente.

¿Cómo es la planificación de los entrenamientos? ¿Se hace desde enero o se va cambiando a lo largo del año? ¿Se basa en las carreras agendadas?

Clara Delgado: Hay una planificación en enero. De enero a diciembre, se sabe todos los días qué toca. Lo interesante del proyecto es que cada coach le imprime la creatividad que tiene. Se vuelve muy estimulante para todos los inscritos. Al final de cada entrenamiento, insisto a los coaches en que tomen un tema para desarrollar una nueva conciencia. O sea, que no nos quedemos en el mero entrenamiento físico de correr cierta cantidad de kilómetros. Sino que, por ejemplo, es bueno un día sentarnos a dialogar entre todos sobre la honestidad, por qué es importante. Inculcar valores y que la gente se vaya con una reflexión de vida. Lo importante para nosotros es que no sea un entrenamiento más o un día más.

¿Y después del maratón en qué cambiarán los entrenamientos? ¿Baja el ritmo?

Benoit Verite: Después del maratón tenemos otra carga de trabajo que será un volumen muy bajo y después un mantenimiento de todos los procesos fisiológicos y los procesos de adaptación. Eso es muy importante, porque muchos corren el maratón y después dejan de hacer ejercicio. Lo más importante es lo que pasa después: los meses de recuperación. Fisiológicamente, después de un maratón se requieren tres meses de recuperación. Con nosotros lo van a poder hacer bien. En diciembre se inicia un nuevo ciclo de entrenamiento para el próximo año.

Cada corredor va a su ritmo. ¿Qué logística o plan usan para entrenar a gente de diverso rendimiento?

Igmar Medinilla: De acuerdo con pruebas específicas que realizamos a cada uno, los asignamos a distintos niveles. En cada nivel, cabe cualquier persona y entrena con gente de su mismo desempeño. Los niveles son:

Supernova: Gente sedentaria, con sobrepeso o lesionados. Corren su kilómetro más rápido de seis minutos en adelante. Les recomendamos que en este primer año de su entrenamiento solo corran hasta el split 16 k.

Boost: Intermedio bajo. A este nivel pertenece gente con nociones de entrenamiento, gente que ya ha corrido de uno a dos años y tiene experiencia de 5 a 10 k Tienen gusto por la competencia. Es un grupo numeroso, porque es la media de los corredores. Su kilómetro más rápido es de cuatro minutos y 30 segundos a cinco minutos y 30 segundos. Algunos podrán correr el split 21 k, pero nuestra recomendación es el split 16 k.

Ultraboost: Intermedio alto. Corren el kilómetro más rápido de tres minutos y 40 segundos a cuatro minutos y 30 segundos. Se les recomienda correr hasta el split 30 k y hasta el próximo año el maratón.

Adizero: Avanzado. Corren el kilómetro más rápido en tres minutos y 30 segundos o menos, lo cual implica un reto. Significa acercarse a un nivel semiprofesional. Ellos sí podrán correr el maratón.

Benoit Verite: En total, tenemos 150 adizeros; 350 ultraboost; 350 boost y 400 supernova. Muchos boost y supernova correrán el medio maratón, pero ya será bajo su responsabilidad al igual que los ultraboost que corran el maratón.

¿Cómo mantienen un seguimiento detallado de más de mil corredores en activo y seis mil inscritos?

Clara Delgado: El carné ha sido la diferencia con cualquier otro grupo de corredores, porque evalúa de manera sistemática a los participantes y estandariza las pruebas que les hacemos. Ha sido el eje fundamental para que la gente vea sus cambios, progresos y sobre todo haga un seguimiento de ellos mismos. Al final del año, se los regalamos para que ellos vean el progreso que tuvieron. Para que digan: "Éste es el resultado de mis paradas temprano, de mi friega, de mi sudor y de todo lo que hice".

Igmar Medillina: El carné mide fuerza, flexibilidad, masa corporal y velocidad en la prueba de un kilómetro. Bajo esos parámetros, se asignan los niveles ya comentados a los corredores.

Ustedes, como han dicho, además de entrenadores son animadores. ¿Les cuesta trabajo llegar todos los días de buen humos para contagiar de buena vibra a los runners?

Marisol March: Hay veces que es muy fácil traer toda la pila ya que has tenido un buen día, pero hay veces que te desvelaste un día antes y son las 5 am y tienes que estar al tiro para que salga todo bien y echarles porras cuando tú por dentro no estás bien. Eso a veces es difícil, pero siempre, al final del entrenamiento, salimos felices. Eso lo he visto: llegues como llegues, sales contento.

Entrenar a más de mil personas cada semana no es fácil. ¿Cuáles han sido sus retos?

Igmar Medillina: Definitivamente el público. Yo no había tenido práctica igual antes. Nunca había sido orador. Por ejemplo, hoy hablé ante 200 y ellos me han enseñado a mí. Me han enseñado quién es Igmar. Operar con 200 personas es muy complicado en términos de logística.

Benoit Verite: Mi reto es inculcarles la disciplina que implica correr a lo largo de un año porque aquí en México la gente va a correr solo los fines de semana y eso está mal. O hay gente que corre tres veces al año y hacen tres maratones y eso está mal también. Entonces yo quiero integrar el pensamiento de que los planes del entrenamiento son lo más importante. Yo quiero que corran fisiológicamente saludable y de manera óptima. Lo que más he aprendido es sobre la cultura de correr en México. La verdad es totalmente diferente. Nunca he visto a tanta gente con tantas ganas. Tenemos 300 personas con ganas de correr el maratón. Yo veo muchas ganas de correr. Tal vez con todos los problemas de obesidad en el país quieren encontrar una salida. Correr para ellos es tener una vida mejor y un país mejor. Yo lo veo así. No veo por qué querrían correr. Cada día están ahí con nosotros. Para ellos, es formar parte de un grupo y salir de este México pobre, de este México que no queremos.

Hay gente para quien lo más importante es tener la medalla. Nosotros intentamos cambiar eso. Al final, esa medalla no es nada, no la agarras. No vamos a correr por la medalla ni por la playera; vamos a correr por la salud y por nosotros mismos.

Melissandre Silans: Lo más difícil del primer año fue la gente. A pesar de que fueron 30 personas, me costó trabajo porque yo antes era muy tímida. Ahora, lo difícil es cómo educar a la gente en la educación deportiva. Por ejemplo, algo muy importante es la puntualidad. Es muy bueno enseñar aquí en México a ser puntual y que se inicie a la hora pactada. Les falta un poco de disciplina y nosotros la fomentamos, porque creo que también les ayuda en otros aspectos de sus vidas.

Clara Delgado: El reto para mí fue cambiar de ser una científica a ser coach. Me la pasaba en el laboratorio, pero decidí dedicarme ciento por ciento y toda mi entrega es para este proyecto. Me siento muy feliz. Me sentía enjaulada en el laboratorio. Fue muy fuerte. La retroalimentación que he tenido de la gente no la cambio por nada, y en cuanto la empiezas a sentir dices "esto tiene incidencia social y éste es mi camino". Ahora mi reto ha sido cómo disfrutar correr y organizar a tanta gente al mismo tiempo. Siento la responsabilidad de todo el grupo, yo veo a todos, veo al staff, si hay policías. Estoy en todo y me olvido de mí. Eso es un reto: separar la chamba de mi gusto por correr.

¿Entre ustedes tienen un código de ética?

Clara Delgado: Tenemos reglas de operación en las que no podemos hablar de nuestros compañeros. No hablamos mal entre nosotros. Es muy importante la puntualidad; debemos llegar 10 minutos antes de cada entrenamiento. Estudiar es parte de nuestro código de ética, porque somos responsables de la gente y no podemos llegar a improvisar cualquier cosa. Siempre preparamos nuestras clases; hay un programa atrás. No nos decimos mentiras. Es un trabajo increíble. Nos pagan bien. Nos da tiempo para disfrutar la vida y trabajar.

RECUADRO

HORARIOS Y SEDES DE ENTRENAMIENTO

Lunes y miércoles: Bosque de Tlalpan 6–7:30 am y 7:30–9 am

Pista El Sope 6–7:30 pm y 7:30–9 pm

Martes y jueves: Pista El Sope 6–7:30 am

Viernes: Villa Olímpica 6–7:30 am y 7:30–9 am

Sábados: Diferentes sedes para correr distancias largas. (La Pila, La Cantimplora en el Ajusco, el Ocotal, el Desierto de los Leones, el Nevado de Toluca).