Zach Miko, la nueva estrella de los modelos talla grande

El primer modelo de talla grande de la agencia IMG Models asegura que la presión por la figura perfecta también la padecen los hombres

La discusión alrededor de las imágenes en los medios de la "figura perfecta" ha estado tradicionalmente enfocada en las mujeres. Como respuesta, las agencias de modelos han reclutado en los últimos años a modelos plus size, como la reconocida Ashley Graham y Tess Holiday.

¿Pero qué hay de los hombres? Al igual que ellas, la industria de la moda ha impuesto que una figura delgada y muy musculosa es el estándar de belleza a seguir, dejando de lado a cuerpos comunes.

Ya no más.

IMG Models, una de las agencias más progresistas del mundo, anunció su nueva división "Brawn" que sigue los pasos de "Curves" para modelos plus. Su primer modelo es él, Zach Miko.

Miko tiene 26 años y jamás se imaginó posando para revistas de moda. Antes de firmar con la agencia buscaba el éxito como comediante en la ciudad de Nueva York, haciendo trabajos de carpintería y de bartender para pagar la renta.

El año pasado apareció en una campaña de Target, que lo puso en la mira del presidente de IMG Models, Ivan Bart.

"Esta es la primera vez que una agencia de modelos contrata a un hombre de talla grande" explicó Miko a Mashable. "Es muestra de que el cambio no sólo ocurre en la sociedad y en la industria, sino que las grandes cabezas de la comunidad de la moda creen en el cambio. Estoy muy orgullosos de formar parte de esta evolución."

El modelo asegura que antes de casarse nunca se sintió guapo ni atractivo. Siempre pensó que tenía que verse de otra forma, tener una talla más chica, ser otra persona. Tanto su matrimonio como su contrato lo llevaron a celebrar su cuerpo y quererse tal y como es. "Estoy orgulloso de ser un tipo grande y siempre quiero serlo. Creo que finalmente todos podemos ver que no hay nada de malo en ello" dijo.

Miko también mencionó un interesante punto sobre la expectativa social que existe sobre los hombres, en la que hablar de su autoestima y emociones está mal visto. "Por alguna razón se considera débil o poco masculino. Pero los asuntos de autoestima pueden ser corrosivos. Llevan a proyectar tus inseguridades en los demás, que se manifiesta en bullying a otros hombres y mujeres, establecer estándares enfermos de belleza a las mujeres y objetivizarlas por tu propia falta de seguridad".

El modelo asegura que esto genera un círculo vicioso con terribles consecuencias, por lo que el mundo necesita a más hombres realmente felices con su talla y forma. "No un falso machismo, sino realmente estar contento y orgulloso por quien eres."

El caso de Miko es uno dentro de un movimiento más inclusivo, que también considera los problemas de imagen corporal masculinos. Recientemente surgió una campaña de financiamiento colectivo para vender un "Ken" con las proporciones corporales promedio de un chico de 19 años, con todo y su pancita.