Whole30: La asombrosa dieta de moda ¿te conviene?

Consultamos a dos expertos en nutrición deportiva sobre las ventajas y riesgos de esta nueva dieta, que promete resultados increíbles en un mes
Uno de los platillos que forman parte de la dieta, con libertad de consumo de verduras y proteína animal
Uno de los platillos que forman parte de la dieta, con libertad de consumo de verduras y proteína animal (facebook.com/whole30)

Si te asomas a Instagram y buscas el hashtag #Whole30 y #Whole30challenge te vas a topar con dos cosas: platos de comida rica, y comparativos antes/después de un montón de gente con una figura mucho más esbelta. Lo primero es lo que comen y lo segundo el resultado de hacerlo a lo largo de 30 días. Todos siguieron un programa creado en 2009, pero que en 2016 ha causado furor en redes sociales.



El plan alimenticio es la creación de Melissa y Dallas Hartwig. Ambos certificados en nutrición deportiva. Dallas además es fisioterapeuta especializado en tratar problemas hormonales, digestivos y metabólicos relacionados con el estilo de vida de sus pacientes. 

Los Hartwig publicaron el best seller del New York Times Whole30con una propuesta sencilla: eliminar grupos alimenticios específicos durante 30 días, comer sin restricciones los permitidos, dejar el alcohol y lo más importante, no pesarse hasta que termine el mes. 

Los alimentos prohibidos son: cualquier tipo de endulzante real o artificial (ningún tipo de jarabe, miel, splenda, stevia ni nada similar). Nada de granos: trigo, centeno, avena, cebada, maíz, arroz, sorgo, amaranto ni quinoa. Nada de legumbres: chícharos, garbanzos, miso, tofu, edamames ni soya. Nada de lácteos: crema, queso, yogurt ni leche. También está prohibida la carragenina, MSG y los sulfitos. 

Lo permitido: Ciertas frutas, todas las verduras y proteína animal (incluyendo huevos).  

¿Te suena coherente? ¿Fácil de hacer? ¿Te convencieron las fotos? 

Antes de que empieces a tirar tus latas de chícharos y tu miel de abeja, sigue leyendo. Consultamos a dos expertos en nutrición que nos explicaron las bondades de la dieta, sus problemas, riesgos y consejos para que no rebotes cuando termines.

Ella: Diana González Hirschfeld, especializada en Nutrición Deportiva y fundadora de EATsmart, head de nutrición del equipo de triatlón "Triatlette" y del grupo de ciclismo "Panaderos Racing Team".

Él: Gustavo Melo, especializado en nutrición deportiva y el experto de cabecera de la boxeadora Mariana “La Barby” Juárez.

¿Es ésta una dieta “de choque”?

Ambos coinciden en que no lo es. Típicamente una dieta de choque dura de uno a tres días. Este tipo de dietas, según Diana, están hechas para que el metabolismo entre en "estrés" y baje más rápido de peso, sin importar qué es lo que están bajando, ya sea grasa, músculo o agua, simplemente bajar. Y ese no es el caso de Whole30.

Gustavo cree que un plan con tiempo limitado como 30 días puede ser positivo. En su experiencia es un buen acuerdo entre profesionales y pacientes, pues así ambos se comprometen a cumplir con un objetivo claro. Hacer un compromiso de un mes es manejable y puede contribuir a cambiar los hábitos que te hicieron llegar hasta ahí.

¿Qué beneficios o riesgos tiene eliminar los alimentos que prohíbe Whole30?

Gustavo está de acuerdo con eliminar los lácteos “ya que son inflamatorios y las personas que los consumen con frecuencia pueden desarrollar algún tipo de cáncer como el de mama o próstata en los hombres.” También cree que deshacerse del azúcar es necesario para llevar un estilo de vida más sano. Sin embargo, no coincide en la necesidad de prohibir ciertos granos. “Uno de los mejores carbohidratos que tenemos es el centeno y el arroz, son nuestra principal fuente de energía” aseguró.

Diana coincide, sobre todo si eres atleta o quieres convertirte en uno. “Yo no la recomendaría para atletas de alto rendimiento, ya que su principal combustible son los carbohidratos, las ‘harinas’. Si un deportista elimina el consumo de cereales, a pesar de que pueda comer ciertas frutas, probablemente le dé fatiga y no podrá recuperar su glucógeno muscular ni las fibras musculares rotas”.  

En breve: La restricción es saludable salvo por ciertos cereales, sobre todo si quieres hacer mucho ejercicio. 

Los atletas no son la persona ideal para seguir el plan ¿quiénes sí? 

Diana opina que cualquier persona podría seguir esta dieta si quiere, pero si no se sienten bien en el camino, lo ideal sería hacerla con la supervisión de algún experto y procurar que no tenga ninguna deficiencia de vitaminas y/o minerales. “En este tipo de dietas yo recomiendo que analicen su estado de ánimo, si se sienten irritables, con dolores de cabeza, tristes, etc., si tienen una mayor caída de cabello, fatiga muscular, entre otros”. 

Gustavo asegura que Whole30 le puede funcionar “a una persona con muy malos hábitos alimenticios y que quiera ver un cambio en las próximas semanas”. Pero el nutriólogo recomienda consultar a una especialista antes para evitar contratiempos, o bien, ajustar la dieta a tus necesidades personales.  

En breve: Aunque la dieta no parece peligrosa por sí misma, siempre es mejor hacerla bajo la supervisión de un experto.

Si ya hiciste la dieta por 30 días, estás más delgado ¿cómo puedes reincorporar los alimentos prohibidos sin recuperar peso?

Gustavo recomienda que te asegures de que efectivamente estás sano. Revisa que tu porcentaje de grasa corporal esté más bajo que cuando empezaste con el plan y que tu porcentaje de masa muscular no haya bajado. También estaría bien hacer una química sanguínea para ver que todo esté en orden. Y tiene malas noticias “es casi seguro que la persona va a ganar un poco o mucho del peso perdido, ya que el plan restringe carbohidratos complejos que son almacenados como glucógeno en nuestro cuerpo. Al volverlos a consumir tu cuerpo actuará acumulando grasa, ya que nuestro organismo por supervivencia está diseñado para eso.”

Por eso, Diana insiste en la importancia de llevar un plan de alimentación equilibrado siempre, para que no tengas necesidad de hacer este tipo de planes. “Debemos consumir todos los grupos alimenticios e ir bajando de una manera sana sin exponer nuestra salud. Una buena dieta es aquella que contiene proteínas, hidratos de carbono y grasas, todo en equilibrio y en base a tu requerimiento energético”. 

Pero si ya hiciste el plan y estás contento, no necesariamente vas a recuperar el peso, si reincorporas poco a poco distintos alimentos y tienes cuidado con tus porciones. 

En breve: Es posible que recuperes el peso a menos que seas cuidadoso o que acudas con un especialista que te ayude a conservar tu peso y te enseñe a llevar un estilo de vida saludable y equilibrado de ahora en adelante. Procura incoporar poco a poco los distintos grupos alimenticios en lugar de darte un festín el día 31. 

¿Te vas a animar? Si necesitas ayuda extra, aquí está el contacto de Diana y Gustavo.

Para contactar a Diana entra al Facebook de Eat Smart

Y a Gustavo lo encuentras en Twitter como @gustavomeloQ