Vivienne Westwood lidera marcha contra “fracking”

La diseñadora se opone a la inversión del gobierno británico en técnicas para explotación de yacimientos de hidrocarburos como la fracturación hidráulica llamada “fracking”.

Londres

Vivienne Westwood vuelve a mostrar su espíritu inconformista al encabezar la marcha contra el "fracking" en Londres. Los manifestantes exigen al gobierno británico que detenga la inversión en técnicas para explotación de yacimientos de hidrocarburos como la fracturación hidráulica, conocido en su término anglosajón como “fracking”.

La facturación hidráulica es una técnica para la extracción de gas natural que implica utilizar grandes cantidades de agua a presión mezclada con productos químicos para romper esquisto de roca sedimentaria que contiene hidrocarburos. Los ecologistas han advertido que los residuos podrían contaminar los recursos de agua dulce.

Esta es una de tantos movimientos que ha apoyado la diseñadora: hace unos años diseñó una playera para apoyar a Julian Assange, fundador de Wikileaks; también se vistió de negro y amarillo para apoyar a las abejas en peligro de extinción, incluso ha dicho que se dedicará a apoyar a Greenpeace para proteger el Ártico.

Aunque quizá lo más sorprendente sea su llamado a las personas para que no compre tanta ropa y exhortándolas a adquirir cosas que realmente les guste e inviertan tanto en ellos como el mundo en el que viven.

La diseñadora británica, conocida por su alocado cabello en tonos rojizos, se rapó hace unos días para apoyar la lucha contra el cambio climático.

Vivienne Westwood es una destacada diseñadora británica que acostumbra causar polémica por sus diseños poco convencionales. Su personalidad inquieta e irreverente sobrepasa los diseños en la pasarela y se reflejan tanto en su vestir y actuar. A ella se le atribuye el nacimiento de la estética punk, que con el paso del tiempo ha dejado marcada en su estilo visionario, juvenil y urbano.