"Vocho sesentero" ahora es eléctrico

Don René Peña adquirió el auto modelo 1995 al ser subastado por el Museo de Historia Mexicana, y lo hizo funcionar usando energía eléctrica.

Monterrey

Psicodélico, sustentable y con un diseño inspirado en las movilizaciones de la década de los sesentas, es el Volkswagen Sedán, modelo 1995, perteneciente a Don René Peña quien sustituyendo la gasolina por electricidad ha logrado que el auto alcance hasta los 100 kilómetros por hora en avenidas con alto flujo vehicular, como Leones o Constitución.

René Peña adquirió el inusual automóvil motivado por su madre, quien mostró agrado al diseño del Volkswagen y ante esto ofreció 25 mil pesos en la subasta realizada por el Museo de Historia Mexicana.

El "vocho" decorado por el artista Erik Villanueva con iconografía referente a la Constelación de Acuario, el resbaladero de la Alameda Mariano Escobedo y la nevada del 69 en Monterrey, por mencionar algunas figuras, se posicionó como una de las piezas más populares en la exposición "Los 60's, la década que movió al mundo".

Posteriormente, Don René, quien ha dedicado parte de su vida a correr autos, convocó mediante la radio y medios impresos a que eléctricos y conocedores en reparaciones de vehículos lo orientaran y apoyaran a realizar su idea: echar andar un "vocho" reemplazando la gasolina.

A pesar de que ofreció 35 mil pesos en premios con el objetivo de recibir ayuda e insumos para concretar su meta, a Don René le tomó aproximadamente un año en conseguir apoyo, pues ingenieros de la Universidad Autónoma de México y la Universidad Autónoma de Sinaloa se negaron a vender la tecnología necesaria.

Cuando parecía imposible concretar el proyecto, llegó la información necesaria desde Montevideo, Uruguay, esto mediante una llamada telefónica y contacto web con un hombre que dio asesoría para hacer funcionar el colorido vehículo, además de ofrecer datos para conseguir el material y las piezas necesarias, en su mayoría comercializadas en Estados Unidos.

Funcionamiento

A simple vista, el Volkswagen modelo 65 se suministra enchufándolo a una corriente eléctrica por el mismo orificio donde se rellena de gasolina un auto común, pero esto se logra mediante un mecanismo potencializado por una fuente eléctrica de 20 caballos con un pico de 41 caballos trifásico de corriente alterna, aunado a un paquete de 6 baterías de 12 volts, ciclo profundo, las cuales en conjunto producen 72 volts de energía y pesa 60 kilos, lo equivalente a un tanque lleno de gasolina.

Además, cuenta con un convertidor que transforma la corriente directa, proveniente de las baterías ubicadas en la parte trasera que pesan 120 kilos, a corriente trifásica.

Asimismo, René Peña explicó que sólo se necesita recargar las baterías en un período de 5 a 6 horas, lo cual se puede hacer en cualquier lugar con corriente eléctrica, y con esto el auto alcanzará a recorrer desde 60 a 100 kilómetros por hora.

Aunque se desconoce cuánto será el costo por la electricidad utilizada, Don René asegura que el coche gasta sólo la décima parte de lo que consumiría si usara gasolina.

El ingenioso propietario, quien realiza este tipo de arreglos por hobby, agregó que desea incorporar aire acondicionado y una dirección asistida eléctrica, similar a la hidráulica, que lo haga funcionar al igual que cualquier otro auto.