Las verdaderas bondades de la vitamina C

La vitamina C no se puede sintetizar ni almacenar en el cuerpo, aunque potente en el fortalecimiento del sistema inmunológico sus propiedades no llegan a a aliviar el resfriado.
La vitamina C es abundante en frutas como la fresa, el kiwie, los arándanos, y verduras como el brócoli
La vitamina C es abundante en frutas como la fresa, el kiwie, los arándanos y verduras como el brócoli, y los pimientos rojos. (EFE)

Ciudad de México

La vitamina C no alivia el resfriado como usualmente se presume, si bien es cierto que tiene altas propiedades inmunológicas pensar que el consumir esta vitamina aliviará todos los males causados por la gripe es un grave error.

Dalia Huitrón, encargada del departamento de Farmacología en la Facultad de Medicina de la UNAM, señaló que el ácido ascórbico mejor conocido como vitamina C, es un componente que no puede procesarse ni almacenarse en el cuerpo humano por lo que su ingesta debe provenir de los alimentos que consumimos.

"La vitamina C es un componente tan necesario para el cuerpo como el restos de las vitaminas, cada una de ellas cumple una función específica en el organismo, no podemos prescindir de unas y consumir en exceso otras pues provocaríamos un desequilibrio".

El ácido ascórbico es necesario para que los huesos, cartílagos y piel se regeneren, "la vitamina C también es un poderoso antioxidante actualmente se estudia el efecto que estos pudieran producir en el tratamiento de enfermedades cerebrovasculares y enfermedades neurodegenerativas"

Pero no debemos perder totalmente la fe en los beneficios de esta vitamina, pues su consumo puede ayudar a que la piel luzca hidratada, además de retardar los efectos del evejecimiento.

Es recomendable que se ingieran al menos 90 miligramos al día de este componente, que se encuentra de manera natural en el brócoli, el kiwi, las fresas, frambuesas, árandanos, moras, espinacas y tomates.

Después de saber que la vitamina C por sí sola no aliviará tu resfriado, lo ideal sería que acudieras con un médico si los síntomas son persistentes.