UE acusa a Google de abuso de posición dominante

La batalla entre la UE y la tecnológica continúan al cabo de cinco años de sanciones y juicios
La jefa de competencia de la Unión Europea, Margrethe Vestager escucha preguntas durante la conferencia de prensa en las oficinas de la UE en Bruselas.
La jefa de competencia de la Unión Europea, Margrethe Vestager escucha preguntas durante la conferencia de prensa en las oficinas de la UE en Bruselas. (AP)

La Unión Europea acusó el miércoles a Google de abusar de su dominio abrumador en las búsquedas en internet y abrió una investigación sobre su sistema móvil Android, lo que intensifica la batalla anti monopólica que lleva ya un lustro.

La medida podrá significar multas de miles de millones de dólares para Google si el caso demuestra que es ilegal la forma en que conduce sus operaciones en el bloque de 28 naciones.

La UE puede imponer multas del 10% sobre los ingresos anuales, o unos 6.000 millones de dólares, y obligar a la compañí­a a reformar su sistema de recomendación de sitios en Europa.

El comité ejecutivo de la UE dijo que Google "da tratamiento favorable sistemático" a su Google Shopping a expensas de otros competidores en los resultados de las búsquedas generales.

Margrethe Vestager, comisionada de competencia en el bloque, dijo que eso constituye un problema debido al dominio de Google en Europa. Tiene más del 90% del mercado en búsquedas de internet en la UE, en comparación con un 70% en Estados Unidos.

"No es con base en sus méritos que Google Shopping siempre aparece primero", afirmó Vestager. "Las compañí­as dominantes tienen la responsabilidad de no abusar de su posición poderosa en el mercado".

Agregó que su objetivo principal consiste en asegurarse de que las empresas multinacionales no nieguen artificialmente a los consumidores europeos la mayor gama posible de elecciones ni restrinjan las innovaciones. Notó que una de cada cuatro compañías que se quejan de Google eran rivales en Estados Unidos.

Monique Goyens, directora general de la Organización del Consumidor Europeo, afirmó que "el porcentaje de Google en el mercado significa esencialmente que decide qué compañías coloca en la ventana de compras".

En la investigación sobre Android, la UE sostiene que Google viola las reglas que obstruyen los sistemas operativos, aplicaciones y servicios rivales, perjudicando tanto a los consumidores como a los innovadores.

Desde hace años la UE ha buscado llegar a un acuerdo con Google, pero afirma que la empresa no ha satisfecho sus demandas. La compañí­a con sede central en Mountain View, California, negó el miércoles las denuncias de la UE. Google tiene 10 semanas para responder a los cargos.

Amit Singhal, vicepresidente ejecutivo de Google Search, dijo que "aunque Google pueda ser el motor de búsqueda más utilizada, la gente puede hallar y acceder a información de muchos modos diferentes".

Alemania y Francia saludaron la medida del miércoles.

El ministro de economí­a alemán Sigmar Gabriel dijo que "necesitamos reglas claras en Europa para posibilitar una competencia justa en la era de la digitalización".