Muros de Hamburgo rebotan la orina de los borrachos

Los vecinos de una de las zonas más concurridas de la ciudad, cubrieron con una pintura que evitar que se manchen de orina
Tenis mojados desprevenidamente
Tenis mojados desprevenidamente (YouTube)

Si eres de esas personas que saliendo de la fiesta se les hace muy fácil orinar en la calle, no visites Hamburgo borracho. En el distrito de St. Pauli, conocido por su vida nocturna, los locatarios y vecinos se cansaron de estar limpiando paredes orinadas e invirtieron en una novedosa cobertura para muros.

La solución anti agua se llama Ultra Ever Dry y hace que cualquier líquido que entre en contacto con ella, rebote de regreso. Es decir, si intentas marcar tu territorio en las calles alemanas, tu ropa acabará empapada de tu propia orina.

Un grupo de voluntarios de la zona pagaron 500 euros por cada seis metros cuadrados de pared, a las que luego agregaron letreros con la leyenda “Hier nicht pinkeln! Wir pinkeln zurueck!” (No hagas pipí aquí, hacemos pipí de regreso).

El proceso -incluyendo zapatos mojados- está en este video, que suma en poco más de un mes alrededor de 2 millones de vistas:

 

La cobertura de los muros dura hasta un año, durante el cual, los visitantes del barrio es probable que aprendan a buscarse un baño.