Uber X dejará de funcionar en Corea del Sur

Uber X dejará de funcionar ante la presión legal que ejercieron las autoridades. Seguirá operando como UberBLACK, que conecta a usuarios con conductores de limusinas con registro oficial.
Uber X dejará de funcionar en Corea del Sur ante la presión legal que ejercieron las autoridades del país asiático.
Uber X dejará de funcionar en Corea del Sur ante la presión legal que ejercieron las autoridades del país asiático. (AP)

Seúl

La empresa Uber anunció hoy que su servicio Uber X dejará de funcionar en Corea del Sur ante la presión legal que ejercieron las autoridades del país asiático sobre el polémico servicio que pone en contacto a usuarios con conductores registrados en la plataforma.

La empresa seguirá operando como UberBLACK, que conecta a usuarios con conductores de limusinas con registro oficial surcoreano, según explicó en un comunicado.

Esta semana la compañía trató de presentar, sin éxito, ante el Ministerio de Transporte un nuevo sistema para registrar a sus conductores.

"Transportar a clientes con coches privados o alquilados y aceptar una compensación económica es claramente ilegal", insistió el Ministerio en un comunicado publicado tras el encuentro con los responsables de la subsidiaria local.

El anuncio llega poco después de que Uber anunciara que prestaría servicio de forma gratuita en Seúl, donde el ayuntamiento emprendió duras acciones legales para impedir sus actividades.

Ante las fuertes protestas de los taxistas, el ayuntamiento decidió recompensar con 1 millón de wones (826 euros) a aquellos que denunciaran a los conductores que cooperaban con Uber.

Además, en diciembre la fiscalía surcoreana presentó cargos contra la subsidiaria surcoreana y contra el fundador de Uber, el estadunidense Travis Kalanick, por operar un servicio de taxi que se considera ilegal en el país.

La pena a la que se enfrenta Kalanick podría ser de hasta dos años de prisión.

Uber, estrenada por primera vez en San Francisco en 2010, está en el punto de mira de la justicia de varios países, entre ellos España u Holanda, que, entre otras razones, lo prohibieron por competencia desleal a profesionales como los taxistas.