CRÓNICA | POR MILENIO DIGITAL

"Qué grande es el gozo de regresar a mi facultad"

El rector de la UAT Enrique Etienne celebra 25 años de Facultad de Comercio

Él creó la facultad hace un cuarto de siglo. Hoy lo recuerda en el aniversario de su construcción, y que lo ha llevado a ser hoy, el rector de la máxima casa de estudios.

Enrique Etienne Pérez del Río, rector de la UAT.
Enrique Etienne Pérez del Río, rector de la UAT. (Milenio Digital / Cortesía UAT)

Ciudad Victoria

"Qué grande es el gozo de regresar a mi facultad y verla tan linda", dijo en la Facultad de Comercio y Administración Victoria (FCAV) el C. P. Enrique Carlos Etienne Pérez del Río en octubre pasado, la tarde en que cerró su campaña como candidato a rector de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) por el periodo 2014-2017, del que, como bien se sabe, resultó electo.

El evento, impregnado de un ambiente festivo y muestras de apoyo, tuvo como escenario un sitio representativo de su trayectoria universitaria: el auditorio de la FCAV, el cual lleva su nombre como un homenaje a quien diseñó, organizó, fundó y dirigió esa institución de 1967 a 1978 siendo también profesor de licenciatura y posgrado a lo largo de cuatro décadas, por lo que fue nombrado sucesivamente decano de la facultad, profesor extraordinario de la UAT y merecedor del diploma al Mérito Universitario.

Me tuve que avocar al trabajo de diseñarla, planearla, hacer toda la carta curricular, el programa de cada materia. Me auxilié mucho en el Tecnológico de Monterrey y en la Universidad de Nuevo León"". 

La historia de Enrique Etienne en la UAT comienza así: en 1967, cuando se desempeñaba como tesorero general del estado, el gobernador Praxedis Balboa Gojon le pidió que organizara la creación de una facultad de comercio en Ciudad Victoria. "Me tuve que avocar al trabajo de diseñarla, planearla, hacer toda la carta curricular, el programa de cada materia. Me auxilié mucho en el Tecnológico de Monterrey y en la Universidad de Nuevo León. Y la echamos a andar. Tenía 25 años cuando empecé como director".

De aquellos inicios se recuerda la solidaridad del joven director. Por ejemplo, las buenas relaciones que estableció con los directivos de la Facultad de Comercio de Tampico, que habiendo nacido como empresa privada, por aquella época se incorporó a la Universidad, o el ofrecimiento que hizo al director de la Escuela de Trabajo Social de Ciudad Victoria, Rubén David Rivera, de compartir con ellos parte del edificio de la FCAV, hecho que favoreció al desarrollo de la hoy llamada Unidad Académica de Trabajo Social y Ciencias para el Desarrollo Humano.

Durante los 11 años que se desempeñó como director, Enrique Etienne introdujo muchas innovaciones en su facultad. Por ejemplo, la FCAV fue la primera que con recursos propios programó, elaboró y echó a andar el primer posgrado universitario.

"...Y la echamos a andar. Tenía 25 años cuando empecé como director"

"Yo estaba seguro de que el futuro de la educación en la universidad era la gente con posgrado. Pude convencer a los rectores en turno y tomé a seis estudiantes de la facultad. A cuatro de ellos, que eran de los primeros que estaban en esa generación, les conseguí una beca en el Tec de Monterrey y logré que otros dos fueran a la UNAM. Luego pude conseguir becas para otras personas. Así pudimos mandar becarios a Estados Unidos y hasta a Francia. Cuando todas estas personas volvieron, la fuerza laboral y la calidad de la FCAV se incrementó".

Enrique Etienne también fue alumno de la facultad. Ahí obtuvo en 1979 el grado de Maestría en Administración, y al año siguiente se convirtió en catedrático de la División de Estudios de Posgrado. Su familia también ha tenido parte en la historia estudiantil de la FCAV. "En esta facultad mi hija ganó concursos de canto. En estas aulas estudiaron mis hijas. Mi nieto también es egresado de aquí y mi otro nieto va a egresar de esta misma. ¿Cómo no voy a querer a esta facultad y a la Universidad?", dijo en su encuentro con los estudiantes, al exponer su visión de consolidar a la UAT como una universidad humana.

Ahora, desde la Rectoría, Enrique Etienne Pérez del Río se propone impulsar a la UAT hacia un futuro mejor, concentrando sus esfuerzos en ocho ejes rectores: Estudiantes creativos, emprendedores y competitivos; Profesionalización, revaloración y modernización de la docencia; Oferta educativa inteligente, diversificada y de calidad; Investigación útil y pertinente; Vinculación responsable y con sensibilidad social; Administración ordenada, eficiente y funcional, así como Evaluación oportuna y permanente.

"Estoy muy motivado por todo el apoyo recibido. Los universitarios y mi familia son fuente inagotable de entusiasmo, me inspiran a seguir dando lo mejor de mí", dijo en su toma de protesta. La ovación de la comunidad universitaria ahí reunida recordó, por su entusiasmo, el ambiente de aquella tarde en la FCAV.