Trabaja y sé honesta: Aracely Piña

Aracely Piña, quien es comerciante en La Merced nos platica su experiencia como mamá.
Aracely Piña
Aracely Piña (Cortesía)

 

Apenas tenía 15 días de haber nacido cuando Aracely ya estaba trabajando en un local del mercado La Merced juntito a su mamá.

 

Desde ese momento, tan pequeña, su madre le mostró con el ejemplo el mejor consejo que pudo haber recibido: trabajar y ser honesta.

 

Hoy, a los 48 años de edad, ha seguido puntualmente las palabras de su mamá y ha luchado por transmitírselas a sus hijos, a quienes ha logrado sacar adelante, tan es así que su hija Gaby, de 26 años, es diseñadora gráfica y su hijo René, de 25 años, estudió informática administrativa.

 

“El mejor consejo que les he dado y que les dí, es que hay que trabajar y ser honestos, pero también estudiar”, afirma mientras termina de acomodar las verduras de su local, “es muy bonito estar aquí, pero mucho mejor hubiese sido si hubiera tenido la oportunidad de tener una carrera”, continúa.

 

Aracely no lo dice directamente, pero se le nota el orgullo que siente al recordar que sus dos hijos están hoy titulados y trabajan en actividades que les gustan y están relacionadas con lo que estudiaron, “yo creo que hice bien las cosas”, reflexiona y sonríe.

 En pocas palabras

Un buen regalo:  Ya tengo la mayor parte ganada: ellos hicieron una carrera y están trabajando.

Lugar favorito para visitar: Las grutas de Cacahuamilpa, en Guerrero.

Comida favorita: Los caldos.

Anécdota: Mi hijo siempre me dijo: “A mí no me gusta el mercado”. Y yo le decía “ayúdame a pelar tomates”, y contestaba “a mí no me gusta porque las manos quedan muy sucias”. Ahora tiene una carrera y se acaba de comprar un coche.