Chef argentino gana la primera edición de Top Chef en Polonia

Martín Giménez es el ganador de la primera edición polaca del popular programa en el que ha vencido a trece profesionales locales.
Martín, de 30 años, tuvo que competir con otros trece cocineros profesionales a los que derrotó con platos como el pulpo a la parrilla o la langosta con ensalada de papaya.
Martín, de 30 años, tuvo que competir con otros trece cocineros profesionales a los que derrotó con platos como el pulpo a la parrilla o la langosta con ensalada de papaya. (Top Chef Polska)

Varsovia

El cocinero argentino Martín Giménez es el ganador de la primera edición polaca del concurso de televisión Top Chef, popular programa en el que ha vencido a trece profesionales locales y que le ha abierto un importante hueco en el universo culinario de Polonia.

"Cocinar con pasión y de corazón me ha hecho ganar, yo no me preparé para el programa como hicieron otros concursantes, sino que acudí al programa sólo con mis conocimientos y con mi forma habitual de cocinar", explicó a Efe este argentino natural de Mendoza, donde estudió gastronomía en una escuela local.

Martín, de 30 años, tuvo que competir con otros trece cocineros profesionales, todos polacos, a los que derrotó con platos como el pulpo a la parrilla o la langosta con ensalada de papaya.

"Les sorprendió mucho cómo el pulpo podía quedarme tan tierno y suave", recuerda Martín Giménez, quien en la mayoría de sus recetas empleó productos poco comunes en la cocina polaca, en muchos casos materias primas de origen sudamericano.

"El polaco cocina muy pesado, platos que requieren mucha preparación. Nosotros estamos acostumbrados a hacer la carne rápida, pero jugosa, y acompañar con una ensalada, todo simple. Aquí se guisan los platos por largo tiempo y se condimenta mucho para esconder los sabores", dice este chef, que es también sommelier.

Quizá fue esa sencillez en su cocina lo que hizo que Martín se clasificase en un "casting" en el que participaron 1.000 cocineros de toda Polonia, y donde el lomo de ternera con salsa de higos y puré de batatas de este argentino fue suficiente para conquistar al jurado y darle el pase al programa.

Martín llegó a Polonia hace siete años de la mano de su esposa, a la que conoció trabajando en un hotel en Florida (Estados Unidos).

Ahora, tras ganar el concurso, la vida de Martín cambiará definitivamente ya que, además de embolsarse 100.000 zlotys como premio (unos 34.000 dólares), "Top Chef" le ha convertido en un personaje popular en el país y ya empieza a recibir ofertas de trabajo y de anunciantes.

"Mi siguiente proyecto es gestionar mi propio restaurante (se llamará "Salto") en un céntrico hotel de Varsovia, donde haré una cocina con estilo y productos sudamericanos, aunque con un estilo más moderno y un toque molecular", asegura Martín, quien se declara seguidor de maestros como Ferran Adrià o Modesto Amaro.

Un restaurante donde este cocinero de Mendoza va a poder guisar con la pasión y libertad que, en su opinión, falta en la cocina polaca.

"Aquí los chefs no tienen muchas veces libertad para cocinar lo que sienten, y los dueños de los locales quieren habitualmente decidir las recetas que se preparan", afirma Martín, quien está dispuesto a revolucionar la cocina polaca con su toque latino.