Diseñadora Isabel Toledo, nominada a un premio Tony

La diseñadora de vestuario cubana, favorita de personalidades como Michelle Obama, consigue la nominación por su trabajo en el musical "After Midnight".
Isabel Toledo con su esposo y colaborador Rubén Toledo
Isabel Toledo con su esposo y colaborador Rubén Toledo (Tomada de Facebook/IsabelandRubenToledo)

Nueva York

La prestigiosa diseñadora de vestuario cubana Isabel Toledo, favorita de personalidades como Michelle Obama, fue hoy nominada a su primer premio Tony por su trabajo en el musical "After Midnight", en el que recrea la era dorada del jazz y que ha conseguido un total de siete candidaturas.

Toledo, conocida por sus diseños para la vida real, da su paso con éxito a la ficción Broadway y luchará por el premio más importante del teatro en la gala del 8 de junio, que se celebrará en el Radio City Music Hall de Nueva York con Hugh Jackman como maestro de ceremonias.

Sus competidores son la estilista de Madonna, Arianne Phillips, que ha diseñado el vestuario de una de las favoritas, "Hedwig and the Angry Inch"; William Ivey Long, por "Bullets over Broadway", también ambientada en la época del jazz, y Linda Cho, por la más nominada de todas, "A Gentleman's Guide to Love and Murder", que tiene diez opciones a premio. Todos ellos debutan como nominados al Tony.

Toledo, que se formó en el Fashion Institute of Technology de Nueva York tras emigrar desde su Cuba natal a Nueva Jersey, siempre defiende que su verdadera formación fue trabajando como costurera siendo una adolescente.

La diseñadora, nacida en Cuba en 1961, presentó su primer trabajo en 1984 pero saltó a la mirada de todos cuando vistió a Michelle Obama con un vestido color limón que llevó en la investidura de Barack Obama en 2008.

Desde entonces, ha sido reconocida con premios como el Couture Council Award y el Cooper Hewitt National Design Award que otorga el museo Smithsonian Museum y ha publicado su autobiografía bajo el nombre de "Roots of Style" (Raíces de estilo).

"After Midnight", protagonizada por Vanessa Williams y ambientada en la época de esplendor del legendario local Cotton Club, se representa en el teatro Brooks Atkinson de Nueva York y opta también a los premios al mejor musical de estreno, mejor director, mejor actriz secundaria (Adriane Lenox), mejor coreografía, iluminación y diseño de sonido.