Compra hoy el abrigo que usarás los próximos 10 años

Usar el mismo abrigo durante 10 años es posible si es de buena calidad, de corte clásico y si le ajusta perfectamente a tu figura. 
Encuentra un buen abrigo y despídete dentro de muchos, muchos años
Encuentra un buen abrigo y despídete dentro de muchos, muchos años (Shutterstock)

México, DF

Después de que la consultora de imagen Claudia Merino nos ayudó con esta guía para comprarte unas botas, te presentamos estos consejos para que encuentres un abrigo que puedas usar la próxima década. Encuentra el modelo perfecto para tu tipo de cuerpo, tu estatura y tu presupuesto.

 ¿Cómo sé cuándo debo deshacerme de mi abrigo?

Cuando ya no estén en buen estado es tiempo de cambiarlos. También si ya no te quedan porque estén demasiado grandes o chicos. Otra señal es que estén llenos de bolitas porque el poliéster ya dio de sí. Los colores también suelen cambiar cada temporada. Si tu abrigo es de un color o tiene un estampado que ya no se usa, es momento de que se despidan.

¿Cómo rescato mis abrigos viejos que amo, pero ya no están a la moda?

Si es un corte clásico puedes hacerle algunos ajustes. Antes se usaban solapas, cuellos y botones más grandes, que afortunadamente puedes mandar alterar para que se ajusten a lo que se usa ahora. Quítale la capucha si ya no te gusta, adelgaza las solapas y cambia los botones para revivirlo. 

¿Cómo compro un abrigo atemporal?

Los abrigos son prendas que duran muchos años si son de buena calidad. Hasta 10 años, incluso. Para elegir uno que no se vea pasado de moda, recuerda lo siguiente:


-Compra un corte clásico: el cruzado con botones en línea recta del lado derecho e izquierdo. O uno que se cierre con uno o varios botones al centro.

-Asegúrate de que las solapas no sean demasiado gruesas, sino del tamaño estándar de un blazer.

-Busca colores atemporales: negro, gris, blanco, café o camel

-Checa las etiquetas: El poliéster dura menos, busca casimir, lana o una mezcla de ambos para garantizar que te dure un buen rato.

-Elige el corte que te quede de acuerdo a tu tipo de cuerpo y tu estatura

-Que te quede bien, pero no muy justo. Recuerda que hay días más fríos en los que vas a usar un sweater abajo. Que te quede lo suficientemente bien para que quepa otra prenda. 

¿Qué corte me queda?

Si eres curvilínea y/o robusta:

  1. Busca cortes estilizados que acentúen tus curvas: Procura que se cierren a la cintura, que tengan cuello en V y que sean cruzados con filas de botones, porque eso le suma volumen.
  2. Aléjate de los estampados.
  3. Elige uno que tenga pinzas que marque la cintura para que luzcas más angosta y proporcionada.


    Si tienes cuerpo H o I, es decir muy delgada y sin curvas, con el cuerpo recto:

    1. Busca hacer énfasis en la cintura con pinzas que marquen la cintura o cinturones delgados
    2. Usa estampados, cuadros grandes o texturas. Puedes usarlos sin miedo.
    3. Usa cortes clásicos de cuatro botones a los lados para crear más volumen.


       ¿Qué tan largo lo compro?

      “Tengan mucho cuidado con el largo de los abrigos” dice Claudia contundente:

      En largos:

      -Si tu estatura es baja (de 1.50 o 1.60) tu abrigo más largo puede llegar a la mitad del muslo, no más, porque si no, te acorta, te ves mucho más baja.

      -Para estaturas medias (de 1.60 a 1.70) el largo puede ser hasta la rodilla, no más.

      -Las altas (a partir de 1.70) pueden usar a media pierna o hasta el piso si quieren.

      En cortos:

      Los cortos son para todas, lo que hace la distinción es la cadera. Si tienes cadera ancha y no quieres destacarla, procura que tu abrigo llegue justo abajo o justo arriba, pero no a la altura exacta del hueso.


      ¿De qué color?

      Claudia recomienda tener dos abrigos básicos en el clóset, uno corto y uno largo.


      El corto es mejor que sea negro para que puedan combinarlo con todo. El otro puede ser azul marino, gris, café o incluso blanco. Estos dos últimos puedes elegirlos indistintamente, pues son muy combinables con las mismas paletas de colores.


      En el caso de que sea blanco, es delicado, bonito y contrasta muy bien con el tono de piel moreno de las mexicanas. Pero toma en cuenta que vas a tener que mandarlo a limpiar constantemente. Por eso no puede ser tu prenda principal, sino un segundo o tercer abrigo dentro de tu guardarropa.

      ¿Cuánto cuesta un abrigo bueno?

      No tienes que pagar una marca si no quieres. Lo que importa es que el abrigo sea de buena calidad. Revisa la caída, que el corte te quede perfecto y la etiqueta. El poliéster es lo que hace que cualquier prenda se vea que no tiene tan buena calidad. Si es casimir y lana, vas por buen camino. 


      Claudia Merino es asesora de imagen. Da cursos y talleres para ambos sexos, tiene servicios de personal shopper, maquillaje y ayuda a sus clientes a cambiar de look con lo que mejor les queda. Para saber más sobre Claudia visita su sitio oficial.

      Para más looks como estos, visita lookbook.nu