Thoughts by jc: pensamientos positivos en pulseras y anillos

Un par de diseñadoras de bisutería mexicanas encontró el éxito gracias a sus pensamientos positivos, trabajo artesanal y buenos amigos 

Entre cuadros y revistas, camisetas, discos y jeans las defeñas se están enamorando de una adorable marca de bisutería mexicana. Thoughts by jc  se ha hecho de un lugar en los corazones de sus clientes gracias a sus dijes, pulseras y anillos con mensajes positivos. J es por Jessica Flores y C por Cala Padilla, el par de fundadoras de la marca que empezó en bazares y esta semana celebró el primer aniversario de su propia tienda.

Milenio visitó a las emprendedoras unos días antes en Thoughts & Friends, ubicada en el segundo piso del Mercado del Carmen en el corazón del barrio de San Ángel.

De pensamiento a emprendimiento

Jessica y Cala se conocieron en Centro cuando estudiaban diseño textil y moda. Aunque a lo largo de la carrera trabajaron en varios proyectos juntas, no fue hasta casi el final que surgió la idea de crear su propia marca de accesorios.

Ambas coincidieron en dedicarle su tesis a la bisutería y aprendieron las bases para la creación de piezas bonitas, artesanales y accesibles.  “Queríamos hacer algo que realmente nos llenara y pensamos en darle algo de regreso al mundo en forma de mensajes positivos” explica Cala.

De ahí nació Thoughts, una serie de piezas de metal con baño de plata y oro con mensajes  inspiradores. Hay desde discretos dijes circulares con palabras como “Dance” (baila)  hasta brazaletes ajustables con la leyenda “Fight Like a Girl” (pelea como una chica).

“Nosotras diseñamos todo” dice Cala “desde cómo va a ser el anillo para que se ajuste y le sirva a todo el mundo”. Los diseños luego llegan a una fábrica especializada, en la que cada una se pule a mano para lograr el “efecto espejo” es decir, que sean tan brillantes que puedas ver tu reflejo. Este proceso es  lo que hace a cada pieza artesanal.

Pero lo artesanal ni el trabajo de diseño encarecen las piezas. Jessica dice que cuando fundaron la marca, pensaron en lo que podían comprar ellas. “Teníamos que hacer algo accesible, que la gente no dudara en llevárselo por el precio”.

Y hasta el momento no lo hacen. Gran parte de su éxito es que Thoughts by jc  puede costar desde 200 pesos, a menos que sean piezas personalizadas o para ocasiones especiales.

Thoughts & Friends

Después de graduarse, Jessica y Cala empezaron a trabajar. No les fue nada mal, pasaron por empresas como Televisa y Liverpool. Pero aunque dicen que aprendieron mucho, nunca dejaron a un lado a Thoughts. “No nos sentíamos enteramente satisfechas” explica Jessica, “hasta que llegó el momento en el que pensamos ¿si no es ahora, cuándo? ¿Cuáles son los planes a futuro? No podemos estar siempre en la sala de mi casa”.

Después de cuatro años vendiendo su pequeña producción en bazares, J y C abandonaron sus empleos y se dedicaron de lleno a la marca. Cala encontró el local en el Mercado del Carmen y se decidieron a montar lo que se convertiría en Thoughts & Friends.

La colorida tienda de Jessica y Cala está repleta de cosas qué ver. Aunque su bisutería está en donde pongas los ojos, comparte el espacio con ropa, lentes de sol, zapatos, libretas y un sinfín de otros productos.

Los “friends” son un grupo de creadores que Cala y Jessica invitaron. Cuando les pregunto al respecto, responden emocionadas señalando a cada uno.

Primero apuntan a los diseños de animales blanco y negro de Fher Val que Cala describe como “un estuche de monerías”. La artista imprime su trabajo sobre tazas y pequeños cuadros, pero también ha pintado murales y actualmente está incursionando en hacer tatuajes. “Literal la conocimos en un bazar” dice entre risas Jessica.

De cada lado del local destacan dos mesas. En una están los lentes oscuros de Via Vanilla: armazones en forma de gatito o de corazón, con micas oscuras y tornasol. En la otra, está la línea de trajes de baño de la diseñadora Paola Amador, con originales bikinis de dos colores, tops en forma de enormes moños, holanes y cortes vintage que recuerdan a los años 50.

Los otros amigos son Pingüicos que hacen ropa de bebés, Cooperativa Conejos que hacen piezas de cerámica pintada a mano, Verdelimón “una chava de León que hace zapatos” dice Jessica y las exclusivas bolsas Basic Rock del diseñador Benjamín Ríos.

La tienda fue posible gracias al apoyo de los papás de las chicas, pero también a su persistencia y buenas amistades. A lo largo de este año, otros diseñadores se han acercado para entender cómo le hicieron para poner su tienda, o para vender sus cosas junto a ellas.

“Queremos crecer y apoyar a otras personas que creemos que son talentosos y deberían hacer más. Todos tenemos el mismo interés y amor de hacer las cosas” dice Jessica.

Pero el camino no siempre ha sido fácil. A pesar de que en México existe un “boom” del diseño mexicano, con eventos tan grandes como Design Week México y el Abierto Mexicano de Diseño, o la prosperidad de la Lonja Mercantil y otros bazares itinerantes, aún no existe una apreciación generalizada.

“Cuando empezamos” cuenta Jessica “hubo gente que nos aventaban las cosas porque decían que eran de China.” Aunque ahora pasa menos, a Cala le sorprende toparse con clientes escandalizados por una pulsera de 200 pesos, pero que cargan sin conflicto bolsas italianas infinitamente más caras.

Sin embargo, fieles a sus mensajes, las chicas ven positivamente hacia el futuro. “Nos hemos topado con pared, pero no te queda más que levantarte. Apostamos por nosotras mismas porque lo que hacemos está bien hecho” dice Jessica.

A un año de haber abierto su tienda, Cala dice que todavía están “pasmadas” pero planeando el siguiente paso. “Queremos poner más Thoughts & Friends y una boutique exclusiva sólo para nuestros accesorios”. Dentro de cinco años quieren tener una sucursal fuera de México, dice Cala mientras aprieta un dije con la palabra “Believe”.

--

Thoughts & Friends está en Amargura no. 5 en San Ángel. También las encuentras en su Facebook.