REPORTAJE | POR DPA

"Thanksgivukkah", coinciden Acción de Gracias y Hanukkah

El primer día de la fiesta judía Hanukkah caerá en jueves, coincidiendo con la patriótica fiesta estadounidense de Acción de Gracias; la última vez que ocurrió fue en 1888.

San Francisco, California

La ciudad de Atlanta, en el estado norteamericano de Texas, no es precisamente un epicentro de actividad judía. Pero durante unas semanas de este otoño, y quizá sea la única vez en su historia, esta ciudad sureña está eclipsando a Nueva York y Los Angeles.

La causante de que sea así es la astuta empresaria Jennie Rivlin Roberts, junto con un guiño del calendario que hace que el primer día de la fiesta judía Janucá caiga en jueves, coincidiendo con la patriótica fiesta estadounidense de Acción de Gracias.

La última vez que ocurrió fue en 1888 y no volverá a suceder hasta dentro de 77 mil años -debido a la diferencia de ciclos del calendario hebreo, lunar-, según afirman entre otros expertos el físico Jonathan Mizrahi.

Así, Rivlin Roberts, jefa de ModernTribe.com -una web a la última de objetos relacionados con lo judío- pensó que valdría la pena prepararse para la celebración.

Según confesó a dpa, su primera reacción al descubrir la coincidencia, hace ya algunos años, fue de decepción: históricamente, la gente suele comprar más regalos para celebrar la Janucá cuanto más se acerca su fecha a la Navidad.

Acción de Gracias es la principal fiesta familiar, y parece que ahora todo el mundo tiene un miembro de la familia judío.

Después, le contactó Dana Gitell, una experta en marketing social que acuñó el término "Thanksgivukkah" (un juego de palabras entre Acción de Gracias y Hanukkah) para la señalada fecha, y juntas decidieron crear una línea de productos especiales.

Ahora, cuenta Roberts saturada de trabajo, apenas consigue responder a la demanda. "Estoy atónita, no me lo creo", exclamó. "No me lo esperaba en absoluto." Su juego No Limit Texas Dreidel, un derivado del tradicional juego infantil judío y el póker estadounidense, ya está agotado.

Entre otros productos estrella figuran "t-shirts" estampadas con el legendario eslogan "Life, Liberty and Latkes" (vida, libertad y latkes), que combina la popular frase estadounidense con los pasteles de patata (papa) en la Hanukkah.

La demanda de sus productos "Thanksgivukkah" ha sido tan grande que incluso ha abierto una tienda física en el centro de Atlanta, a la que el día de su inauguración -la semana pasada- acudieron más de 200 compradores. Ha tenido que contratar a diez personas para que la ayuden a clasificar los centenares de pedidos online que recibe a diario.

Según Roberts, la popularidad de su iniciativa podría deberse al creciente número de matrimonios mixtos. Según una reciente encuesta del Pew Research Center, un 58 por ciento de los judíos estadounidenses se casan con una persona que no comparte su fe. En 1990 el porcentaje era de un 43 por ciento y dos décadas antes, de un 17 por ciento.

Esto no volverá a suceder hasta dentro de 77 mil años, debido a la diferencia de ciclos del calendario hebreo lunar.


"Acción de Gracias es la principal fiesta familiar, y parece que ahora todo el mundo tiene un miembro de la familia judío", afirma.

Con todo, Los Angeles, Nueva York y las incontables comunidades judías repartidas de Florida a Filadelfia no dejan que Atlanta se lleve toda la gloria del Thanksgivukkah. "La fiebre por Thanksgivukkah sacude el sur de California", se leía hace unos días en un titular de "Los Angeles Daily News". El plato fuerte de las celebraciones será el festival "Thanksgivukkah", para el que se espera a miles de personas en el Pico Union Centre. "Es el popurrí definitivo de la festividad estadounidense", opina su organizadora, Deborah Gittel, hermana de la experta en marketing social.

Entre tanto, una pastelería artesana de Nueva York ofrece sufganiot -los tradicionales dulces de Hanukkah rellenos de mermelada- con relleno de pavo y su típica salsa. Sin embargo, no todos están de acuerdo con tanta mezcla, especialmente los chefs más tradicionales. Su reacción se resumen en la vieja expresión yiddish "oy vey!" o ¿quién soy yo?

"Por un lado, me apetece muchísimo", cuenta la fiscal de San Francisco Rachel Hoffman, que prepara una fiesta de "Thanksgivukkah" para 23 familiares y amigos. "Será una combinación de mis dos festividades favoritas", dice. "Pero preparar el pavo, freír los latkes y hacer los rellenos, sinceramente me está sacando de quicio."

A la presión por esta fiesta única contribuyen incontables artículos en los periódicos y recetas en las webs para fusionar la gastronomía típica de ambas fechas. Una reciente búsqueda en Google cosechaba más de 3 mil platos.

Aunque también hay espacio para el humor, como la parodia a ritmo de rap entre un pavo y un dreidel batallando en un video de YouTube patrocinado por la compañía judía de alimentación Manischewitz. Y como manda el espíritu de esta festividad, al final el pavo y el dreidel se hacen amigos.