Tercera parte de neoleoneses padece diabetes, según estudio

La presidenta de la Asociación Mexicana de Diabetes de Nuevo León, Maribel García Méndez, indicó que está enfermedad, que ataca a la población infantil, se puede confundir con gastroenteritis.

Monterrey

Uno de cada tres neoleoneses sufre de diabetes, una enfermedad silenciosa que puede confundirse con gastroenteritis y puede llevar a una depresión aguda, reveló una investigación de la Agencia Informativa de la Universidad de Monterrey (UDEM).

Refirió que cada vez más menores son diagnosticados con la diabetes tipo 2, lo que significa un descontrol total en el estilo de vida de la población infantil mexicana y que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). será la séptima causa de muerte en 2030.

La presidenta de la Asociación Mexicana de Diabetes de Nuevo León (AMD), Maribel García Méndez, informó que "tres de cada 10 neoleoneses sufren de esta enfermedad silenciosa que puede confundirse con gastroenteritis o apendicitis y, por lo mismo, resulta muy ajena a la población juvenil".

Resaltó que el desconocimiento de la enfermedad es una de las principales barreras que enfrentan las personas que viven con diabetes, porque no están conscientes de lo que pasa con su cuerpo.

Este padecimiento dinámico e inexplicable para el sector salud no es hereditario, pero si se tiene a un familiar con ésta las probabilidades de desarrollarla son más altas, agregó.

Por su parte, el pediatra de la Escuela de Medicina y Ciencias del Tecnológico de Monterrey, César Lucio Ramírez, explicó que la diabetes mellitus se caracteriza por los niveles altos de glucosa en la sangre que ataca a niños y jóvenes entre los 10 y 12 años.

Comentó que existen pacientes en México que viven en el aislamiento al sentirse discriminados por la sociedad, pues hay un gran desconocimiento de este padecimiento.

Sin embargo, apuntó, el apoyo de la familia es definitivo para animar y enfrentar las nuevas costumbres que controlarán la vida del diabético.

"A pesar de que es un padecimiento que ocupa los primeros lugares a nivel mundial de mortalidad, los tabúes sobre la diabetes como las curas milagrosas y las enfermedades a partir de sustos siguen existiendo en la cultura mexicana", aseguró

A su vez, la catedrática del Departamento de Psicología de la UDEM, Angélica Quiroga, mencionó que los niños procesan y reaccionan al diagnóstico de esta enfermedad de manera diferente a los adultos.

Expuso que si el paciente ve todo lo positivo que tiene y no se concentra en la diabetes, en esa misma medida va a poder balancear las carencias.

Asimismo, dijo, es importante la estructura familiar ya que la reacción de los padres tiene más efectos colaterales.

La especialista sostuvo que "el tener una postura familiar definida actúa de manera positiva en la persona que vive con diabetes, ya que sin estos recursos empáticos la persona podría entrar en un estado de ansiedad o depresión aguda".