Tamaulipas alberga a 23 mil indígenas migrantes

El 60 por ciento se encuentra residiendo en la zona fronteriza. No se tienen registradas etnas originarias registradas en Tamaulipas

Reynosa

La zona fronteriza de Tamaulipas alberga al 60 por ciento de indígenas que llegan de otros estados, pues no hay etnias locales, de los cuales 23 mil personas mayores de cinco años hablan alguna lengua autóctona.

El historiador y cronista de esta localidad, Reynaldo López Olivares, indicó que debido a su ubicación y posición geográfica, Tamaulipas no cuenta actualmente con grupos o poblados indígenas de origen, ya que los que existen arriban de otros estados.

Dijo que en Tamaulipas existen alrededor de 23 mil personas mayores de cinco años que hablan alguna lengua indígena, lo que representa menos del uno por ciento de la población total de esta entidad.

El cronista añadió que el movimiento migratorio que se registra no sólo en esta frontera sino en el resto de los municipios de Tamaulipas que colindan con Estados Unidos, ha permitido que personas de otras entidades, principalmente del sur del país, arriben en busca de una mejor calidad de vida.

"Aquí llegan personas de muchas entidades, ya que Tamaulipas es una entidad con un gran movimiento económico, pues desde los años 50 es líder en la producción petrolera, la maquila, la ganadería y la agricultura, actividades que la hacen atractiva aunado a su vecindad con Estados Unidos", expresó.

Refirió que aunque en esta entidad no hay grupos indígenas, sí existen personas que hablan lenguas indígenas, ya que han llegado de otros estados en busca de mejores condiciones de vida.

Refirió que de acuerdo al censo poblacional del año 2010 se desprende que en Tamaulipas habitan unos 23 mil 296 personas que hablan alguna lengua indígena.

Señaló que de acuerdo a esos datos estadísticos se desprende que el 60 por ciento de las personas que hablan alguna lengua indígena habitan en la zona fronteriza que comprende los municipios de Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo.

López Olivares, indicó que se desprende que Reynosa es la ciudad que alberga al mayor porcentaje de este tipo de población con 5 mil 905 personas, en segundo sitio se coloca el puerto de Matamoros con 4 mil 195 y el municipio de Nuevo Laredo ocupa el tercer sitio con mil 970.

Agregó que el municipio de Río Bravo cuenta con 944 personas, en tanto la zona conurbada de Tampico y Altamira cuenta con 2 mil 451 y 2 mil 843 respectivamente; y San Fernando cuenta con 228 personas.

Enfatizó que casi el 50 por ciento de las personas que llegan a esta entidad provenientes de poblados indígenas hablan el náhuatl, porcentaje seguido por el huasteco, el totonaca y el zapoteco.

En muchas de las ocasiones, dijo, estas personas hablan muy poco español y solo aprenden las palabras básicas que les permiten comunicarse con el resto de la ciudadanía.

El historiador resaltó que es común encontrarse con personas de zonas indígenas realizando actividades de comercio informal como son la venta de dulces, artesanías típicas que ellos mismos realizan o simplemente pidiendo dinero.

"Es común encontrarse a las mujeres que conocemos como Marías vendiendo dulces, pan, canastas tejidas entre otro tipo de artesanías que ellas mismas realizan, las vemos en las calles y avenidas así como en las inmediaciones del puente internacional, lugar que aunque está prohibido realizar ventas es el lugar más concurrido para este tipo de personas", expresó.

Estas personas aprenden a sortear las dificultades que conlleva el vivir en una ciudad fronteriza en donde el idioma español pierde fácilmente su identidad, enfatizó.