De cómo AirBnb y Uber están cambiando al mundo

Editores y activistas especializados en tecnología compartieron su interesante perspectiva sobre dos populares servicios que alteraron inesperadamente las rutinas internacionales
La propiedad privada, el movimiento y la infraestructura son distintas
La propiedad privada, el movimiento y la infraestructura son distintas (Uber)

Uber y Airbnb ya son parte de la conversación cotidiana. Llevan poco tiempo en existencia y podría parecer que son una app más, pero si lo piensas han cambiado la forma en la que hacemos un par de cosas muy importantes: elegir cómo viajar y cómo dormir, entre algunas otras cosas.

Como parte de las actividades de Tag CDMx, Robert Safian, editor de la revista Fast Company; Jennifer Pahlka fundadora de Code for America -organización sin fines de lucro que busca acercar la tecnología a los sectores públicos- y Jason Tanz, de Wired dieron algunos ejemplos en los que la tecnología y el internet está cambiando nuestro día a día más allá de mantenernos conectados.

El tráfico

A diario, los choferes de Uber recolectan información sobre el tráfico y las zonas más conflictivas. Estos datos, según Jennifer Pahlka, podrían ser usados por instituciones públicas para controlar el tráfico de manera más eficiente, como lo están haciendo actualmente en Boston.

El trabajo

De acuerdo con Robert Safian, una jornada laboral ya no es pensada de la misma manera que antes. Un chofer de Uber, por ejemplo, puede escoger trabajar o no ese día, así como por cuantas horas y aún así tener tiempo para hacer actividades personales. Por supuesto que este nuevo modo no aplica a todos los trabajos, pero puede funcionar como un útil caso de estudio para la cultura laboral de ahora en adelante.

Propiedad privada

Uno de los principios del capitalismo podría estar en sus últimas etapas. Jason Tanz, menciona que gracias a aplicaciones como Uber o AirBnB, la sociedad se está encaminando más hacia una cultura de bienes compartidos. Ambas compañías facilitan su servicio sin necesidad de infraestructura, pues utiliza la de los demás: Uber no tiene coches propios y AirBnb usa las casas de otros para ofrecer opciones de alojamiento.

El espacio en el que vivimos

Al optar por una cultura de bienes compartidos en la que puedes tener un coche con tan sólo oprimir un botón. los espacios en los que vivimos se hacen cada vez más pequeños, pues ya no necesitamos un espacio extra para guardar el coche, por ejemplo.

Robert Safian cree que estos cambios son parte un cambio sistemático de cómo funciona el mundo a gran escala, y actualmente aún nos encontramos en las primeras etapas. Prever cómo será en un futuro es imposible, pues todo está en constante cambio. Pero una cosa es segura de acuerdo al periodista: ya no es vivimos en la sociedad de hace 50 años.