Sylvana Beltrones y su lucha contra el cáncer

Para Sylvana y sus padres, la pérdida del pilar de su familia marcó un hito y hoy luchan porque más mujeres mexicanas tengan acceso a análisis para prevenir cáncer de mama y cervicouterino.
La Fundación Beatriz Beltrones ha realizado 195 mil análisis a mujeres de todo el estado de Sonora.
La Fundación Beatriz Beltrones ha realizado 195 mil análisis a mujeres de todo el estado de Sonora. (Roberto Aguilar)

Ciudad de México


“Se pudo haber salvado” fueron las palabras que marcaron a la familia Beltrones cuando Beatriz, la abuela, fue diagnosticada con cáncer. Sylvana Beltrones, hija del diputado Manlio Fabio Beltrones, es en este momento la cara más fresca y trabajadora de la Fundación Beatriz Beltrones, dedicada a combatir el cáncer cervicouterino y de mama en el estado de Sonora.

“El momento más fuerte fue cuando el doctor nos dijo que se pudo haber salvado, pero el cáncer ya estaba muy avanzado”, relata Sylvana al recordar a su abuela, quien murió poco después del diagnóstico de cáncer de mama.

Hoy, 10 años después, la fundación es una de las asociaciones civiles que más impulsan el combate a estas enfermedades a través de información y de acceso a la realización oportuna de análisis.

Para lograrlo, la fundación tiene un convenio con el Hospital Oncológico de Sonora para canalizar a aquellas mujeres que tengan un diagnóstico positivo en sus análisis de cáncer, ya sea en la mastografía o en el papanicolaou. Además, mantienen una estrecha relación con asociaciones hermanas que, entre otras cosas, colaboran con servicios de transporte gratuito para que las mujeres no abandonen sus tratamientos.


De su inicio hasta la fecha, la fundación ha realizado 195 mil análisis a mujeres de todo el estado y la meta a lograr este año, en su décimo aniversario, es realizar 30 mil estudios, “para abril ya llevamos 7 mil, así que creo que sí lo vamos a lograr”, afirma Sylvana.

A partir de ahí comenzó una despedida difícil, pero también la decisión firme de no permitir que otras mujeres y otras familias atravesaran por el mismo dolor de pérdida que, de haberse prevenido, se habría evitado.

Sin embargo, insiste en que para combatir estas enfermedades lo mejor es llevar la información necesaria hasta las comunidades más importantes y crear conciencia de que un diagnóstico a tiempo puede salvar vidas, por lo que la autoexploración debe ser una parte importante de la vida de toda mujer, “tiene que ser parte de la rutina, como lavarse los dientes”, recomienda.

Además de alcanzar su meta, la Fundación Beltrones planea la publicación de un libro en el que se documente su historia para celebrar diez años de trabajo constantes, así como subastas de arte y joyería, como la que planean hacer con el artista visual oaxaqueño Amador Montes, quien donó algunas obras para la recaudación de fondos.

Sylvana está convencida de que sus pequeñas hijas, Sylvana de 4 años y Roberta de 2, también deben ser partícipes de la labor social que realizan sus padres y abuelos, por lo que procura que ambas estén presentes en actividades de la asociación para tener contacto con otras realidades. “Es lo que yo misma he visto toda la vida, es una parte muy importante de mi vida”, afirma.



Favoritos de Sylvana Beltrones:

Comida: La sonorense: las coyotas y la carne asada.

Artista visual: Sergio Hernández, Amador Montes, entre otros.

Museo: Frida Kahlo.

Lugar: El bazar de San Ángel los sábados, me trae muchos recuerdos familiares.