La ruta de cultura e historia

 Puebla y Morelos son algunos de los destinos más accesibles para todos los bolsillos. Además de tener una de las ruta de conventos más interesante del país

En el siglo XVI los franciscanos, agustinos y dominicos que llegaron de España construyeron 30 conventos para evangelizar a los indígenas en una ruta que estaba marcada desde los días prehispánicos, pero al mismo tiempo plasmaron una huella que cinco siglos después se convirtió en un verdadero documento histórico y cultural.

En su tiempo, estos templos, que estaban dedicados a los creadores de las órdenes religiosas a las que pertenecían, o bien, a la Virgen María, representaban una visión arquitectónica innovadora de su época en la que los espacios abiertos tenían una mayor relevancia.

Pero de esos 30 conventos sólo 14 fueron reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1994, por la conservación de sus valores arquitectónico e histórico, y de esta lista, 11 están en Morelos y el resto en Puebla.

Convento de San Juan Bautista en Tetela del Volcán

Se estima que fue construido por los dominicos entre 1570 y 1580, y es en este convento donde se aprecia uno de los cambios más importantes que tuvieron que hacer en su arquitectura los españoles al llegar a América: los techos pintados con detalles, que vinieron a sustituir los de madera esculpida a falta de especialistas que hicieran un trabajo tan delicado. También destaca su mural de los doce apóstoles y de los fundadores de la orden, así como de diversas escenas religiosas.

Ex Convento de San Juan Bautista en Yecapixtla

Se trata de una mezcla de estilos gótico y romano que asemeja a una fortaleza –como muchos edificios religiosos de este tiempo, querían que se distinguiera como un símbolo de fortaleza de la fe–, pero su interior es neoclásico. Esta amalgama de arquitecturas se debe a que su construcción la iniciaron los franciscanos y la acabaron los agustinos.

Lo primero que llama la atención es su capilla abierta, su atrio y sus capillas fosas, una solución arquitectónica que surgió en estas construcciones y que consiste en unas bóvedas rectangulares en los extremos del exterior del atrio. En su interior hay murales que homenajean a diferentes santos, a Jesucristo y a los creadores de sus respectivas órdenes. Además, en este convento hay un jardín central que representa al paraíso.

Ex convento de Santiago Apóstol en Ocuituco

Fue el primer convento construido por los agustinos en América en 1534. Conserva una enorme fuente en el claustro que tiene a seis leones labrados en piedra. En la plaza principal debía haber otra fuente, que con el tiempo se fue perdiendo, pero que conserva cuatro sirenas en las escaleras y el claustro.

Ex convento de San Mateo Apóstol en Atlatlahuacan

Debido a que está construida con una elevación mayor a la del pueblo se ve desde kilómetros antes de llegar a Atlatlahuacan. Este convento, fundado por agustinos, cuenta con un atrio tan grande que aloja capillas posas. Su campanario tiene siete campanas de diferentes tamaños y sonidos que servían de reloj en el siglo XVI, pero tiene un detalle que rompe por completo con su estilo: un reloj que fue colocado en la fachada durante el porfiriato.

Es uno de los edificios mejor conservados de toda la ruta, por lo que se pueden apreciar mejor los detalles arquitectónicos y sus murales, como el fresco del árbol genealógico de los agustinos. Aún se ofician misas en latín con cantos gregorianos, una experiencia imperdible.

Ex convento San Juan Bautista en Tlayacapan

Su arquitectura es más sofisticada y tiene tanto rasgos renacentistas como góticos. Las pinturas del claustro, la sacristía y la capilla abierta se conservan en perfecto estado, pero durante una de las remodelaciones llevadas a cabo hace tres décadas se descubrieron 80 momias en la nave mayor, hoy quedan sólo 15 que están en exhibición. También se exponen piezas prehispánicas, arte sacro y objetos revolucionarios pertenecientes a las tropas de Emiliano Zapata.

Ex convento de Santo Domingo en Oaxtepec

Es uno de los más importantes pues su construcción fue supervisada por Hernán Cortés. Fue iniciado por los franciscanos y acabado por los dominicos en 1540. A comparación de otros conventos, tiene un atrio diminuto y cuenta con un pequeño insectario con colecciones de plantas medicinales y un museo con piezas prehispánicas muy finas. Desde el claustro alto se tiene una vista espectacular de Oaxtepec.

Ex convento de nuestra señora de la Asunción en Cuernavaca

En su atrio hay tres templos y la torre del campanario. El estilo de la fachada es barroco, pero su interior es neoclásico y tiene muchos detalles prehispánicos que hacen un contraste muy interesante. Está lleno de deidades, como San Juan Bautista o la Virgen de la Asunción, que hacen pensar que podría ser la iglesia más antigua del continente. Uno de sus principales distintivos es su altar, que contrasta con el resto de la construcción por ser moderno y minimalista. En la decoración exterior se pueden ver otro tipo de cruces que no eran de la época, diseñadas por Fray Gabriel Chávez de la Mora, monje benedictino mexicano.

El Tip

Puedes recorrer esta ruta por tu cuenta, pero si quieres saber todos los detalles históricos, te recomendamos Ludel Tours, verdaderos conocedores de esta ruta.

http://ludeltoursesp.blogspot.mx/