Viajando en pijama… Google Street View

Descubre cómo viajar desde la comodidad de tu habitación, de la mano de tu laptop.
Google Street View, una gran opción para viajar virtualmente.
Google Street View, una gran opción para viajar virtualmente. (Shutterstock)

Nueva York

En su libro de 1794, “Un viaje alrededor de mi habitación”, el joven aristócrata francés Xavier de Maistre escribió un recuento de los viajes que hizo por su recámara durante sus 42 días de arresto domiciliario por haber mantenido un duelo de caballeros. “Una vez que dejas mi sillón, si caminas hacia el norte te topas con la visión de mi cama, que se encuentra al fondo de mi habitación: esta es una de las mejores vistas”. El texto es una parodia de la narrativa de viajes del siglo realizada de una manera encantadora.

Pero en mi cuarto yo sí viajo en realidad. Justo ahora, estoy fuera de Phortse, un pueblo en las afueras del Valle Khumbu en Nepal, en el monasterio budista de Thakiri Chholing Gomba. Me asomo a varias escenas coloridas de la vida de Buda. Y por encima, detrás de una capa de nubes, se alcanzan a ver las cimas de los Himalayas y la manera tan hermosa en que atrapan la luz del sol. Para llegar es necesario caminar tres días desde el aeropuerto más cercano, y son otros tres para arribar al campo de la base sur debajo del Monte Everest. Y yo, al igual que de Maistre, traigo puesta mi pijama. ¡Sí, mi pijama! Esto es gracias a que estoy en Google Street View, revisando el viaje a la base del Everest junto con lugares como Disney World, Angkor Wat, el Gran Arrecife, y la mansión que se usó para el Palacio de Greenwich en Wolf Hall como destino turístico.

Debo admitir que esta versión 2D no sustituye en absoluto a la realidad. Cada paso viene acompañado de una dosis de pixeles entre las fotos individuales que forman el viaje (el estiramiento del escenario provoca unas náuseas comparables al mal de altura, lo cual le da un toque de realismo). Y aunque estoy básicamente estoy viendo fotos en la laptop, el deseo de explorar la fotografía panorámica de estos monasterios y estas casas de té no disminuye. Siento que estoy de viaje.

“Algunas personas consideran que es fuera del camino en donde se encuentran las cosas más interesantes”, dice Deanna Yick, la directora del programa Google Street View. “En realidad queríamos llegar a todas partes y eso significaba hacerlo a pie”. En los caminos del Gran Cañón en 2012, Yick y su equipo utilizaron por primera vez  una pelota de 15 cámaras montada en una mochila, conocida como “Trekker” (“El viajero”). El mismo equipo que pesa cerca de 20 kilos se usó en el Everest. Su operador necesita un auxiliar a la mano que sea lo muy ágil para no aparecer en la toma y al mismo tiempo acercar el agua, las pilas, los discos con información. “Tenemos que asegurarnos de que nuestros operadores estén en forma”, dice Yick.

Para Jan Hiersemansel todo esto es un poco pedestre. Él maneja travelbydrone.com, un sitio al que pilotos aficionados de drones suben su fotografía aerea. Tienen nueve mil videos que cubren locaciones que van desde el rascacielos Shard en Londres hasta Svalbard en el Océano Ártico, lo cual explica su postura. Primero llego a un video de Islandia y veo a un ciervo pasando por una espumosa cascada, la luz del norte queda atrapada en las cuevas de hielo y está el extraño verde de la aurora boreal. El video “Un dron en Islandia” me provoca una gran emoción y deja ver la enorme dificultad para capturar estas imágenes. Es mucho mejor que un video tomado desde un helicóptero y  gracias a los reglamentos y avances para la tecnología de drones, Hiersemenzel ve un enorme futuro para estos en el turismo.

Google también opera Business View, un esquema en el que las empresas pagan para aparecer en un mapa y ser fotografiadas. Royal Caribbean, por ejemplo, pagó una cantidad no revelada para que se fotografiara su crucero más grande.

¿Podrá la mercadotecnia hacer que estas tecnologías avancen aún más? El verano pasado, Facebook compró la compañía de realidad virtual Oculus VR por 2 mil millones de dólares. Los hoteles Marriott trabajaron con Oculus y Framestore, la compañía de efectos especiales que ganó el Oscar en 2013 por Gravity, para crear el “Teleporter”. Esta es un cubículo móvil construído siguiendo ciertas especificaciones que recorre sobre ruedas los centros comerciales y los Marriott en EU para ofrecer una experiencia de realidad virtual de un rascacielos en Londres o de las playas de arenas negras de Hawaii.

¿Con más opciones para viajar desde el escritorio, podrá la experiencia digital sustituir los viajes, o será una herramienta que haga que la gente viaje a lugares que nunca había imaginado? ”Ambas cosas”, dice Deanna Yick, “allí está su virtud”.