Enorme diversión para los más pequeños

Ser niño es para divertirse, para jugar, reír y hacer travesuras, entonces ¿por qué no celebrarlo? Aquí cinco tips para celebrar el Día del Niño

México

El Día del Niño es el día más divertido del año: juegos y juguetes, dulces y comida deliciosa para los más pequeños, pero ¿quién dice que los papás no se divierten? A continuación una guía de actividades que, aunque están enfocadas a los niños, garantizan también horas de diversión para los papás, hermanos, abuelos, tíos y hasta el perico.

Diversión al aire libre

Correr, ensuciarse, saltar en una de las áreas verdes mejor conservadas y más queridas del Estado de México, puede ser una de las opciones más divertidas para los niños. El Parque Ecológico Xochitla tiene una gran diversidad de actividades, desde el eurobungy para los que prefieren desde pequeños las emociones fuertes, un enorme espacio para subirse a las megaburbujas y correr, y hasta acuaesferas, para caminar por encima del agua. Si esto no es suficiente, los niños pueden hacer recorridos en lagolanchas, rentar bicicletas o jugar golfito y, las familias aventureras pueden optar incluso por acampar en el parque.

Para llegar se toma la carretera al pueblo mágico de Tepotzotlán, al norte de la Ciudad de México.

Brincar hasta el cansancio

Una cama elástica es el sueño de muchos niños: brincar, dar marometas y aprender a dar vueltas en el aire, pero ¿y si esos saltos se multiplican por diez o por quince? ¿y si se ponen además a jugar en una cancha de camas elásticas? No, no es el cielo de los niños brincones, Jump-In es un lugar hecho para eso: para saltar, caerse -sin que duela- y jugar dodgeball, una especie del tradicional juego de “los quemados”, donde dos equipos se enfrentan y cada jugador intenta “quemar” al del equipo contrario con su balón. Jump-In se ubica dentro de la Plaza Zentralia, sobre avenida Río Churubusco.

¡Tira los pinos!

Acomodar los deditos, tomar la bola, checar bien la puntería, un poquito a la izquierda, luego un pasito hacia adelante, los pinos blancos ya están bien identificados, tirar con fuerza y… ¡chuza!

El boliche es una idea excelente para divertirse con amigos o familia y nunca pasa de moda. Mientras hay quienes lanzan las bolas al canal en cada uno de sus tiros, hay quienes pueden tirar todos los pinos de un solo golpe. Uno de los lugares tradicionales en la Ciudad de México para hacer chuzas es Bolerama Coyoacán, ubicado en la colonia del Valle.

Glamorosa Barbie

Barbie puede hacer todo: desde ser doctora, hasta veterinaria, maestra y modelo, pero una de sus actividades favoritas en la Ciudad de México fue, sin duda, ser diseñadora de interiores.

Recientemente la famosa muñeca inauguró una habitación exclusiva para las pequeñas en el hotel Hilton ubicado en Santa Fe.

En la suite las niñas pueden divertirse todo el día: desde los muebles, las sábanas, almohadas y hasta ropa, juguetes, muñecas, un vestidor de ensueño y una pasarela para desfilar, todo, absolutamente todo, es especial para que las pequeñas jueguen con los accesorios de Barbie y sus amigos.

Esta habitación se inauguró el pasado 15 de abril y estará disponible para todo el público durante cuatro meses.

¡Fuera de la ciudad!

Al mencionar San Miguel de Allende se piensa en sus calles adoquinadas, su enorme e imponente templo, calles antiguas y colores vivos, pero ¿tirolesas y puentes colgantes en esta joya colonial? En este municipio guanajuatense se encuentra Parque de Aventura, un lugar que desafía a los más valientes y a los más aventureros.

Con tirolesas que penden a casi 100 metros de altura, se tienen espectacular vista del Cañón del Águila Roja y se puede atravesar un puente colgante de 110 metros de longitud.

Si alguien de la familia no es tan aventurero, el parque tiene otras opciones: recorridos a caballo o en cuatrimotos, ciclismo de montaña por el volcán apagado Palo Huérfano.

Este parque se encuentra a tan sólo 10 minutos de San Miguel de Allende, por el Libramiento José Manuel Zavala.