Vacaciones en la mejor zona de Miami

Unos cuantos anocheceres bastarán para que el visitante se vuelva socio activo y cliente total del lujo y la sofisticación de Ritz Carlon Bal Harbour.
Ritz Carlon Bal Harbour
Ritz Carlon Bal Harbour (Cortesía)

Miami

Es la zona más opulente de Miami y posiblemente de todo Florida. En Ritz Carlon Bal Harbour se encuentran atractivos hoteles, sofisticadas residencias, tiendas exclusivas y restaurantes incomparables. Hablamos de una zona ideal para vivir o bien, para unas vacaciones con mucho glamour. Aquí siete lugares para sentirte como millonario:

Masaje profundo (One Hotel)

Recomendamos el masaje profundo, de 50 minutos, que te relajará desde la punta del dedo meñique de la pierna izquierda, hasta los confines del cuero cabelludo. También otro tratamiento del Spa es el de aromaterapia, que con diferentes esencias, limpian las cavidades nasales y oxigenan la sangre.

Compro, luego existo (Bal Harbour Shops)

Es un centro comercial con jardines tropicales y obras de arte que se reparten a lo largo de tres pisos que tiene el lugar. Se puede caminar y comprar con tranquilidad, sin encontrar la típica aglomeración.
 Se trata del centro comercial con mayores ingresos por metro cuadrado de todo Estados Unidos, reúne más de cien tiendas de diseñadores de alta costura y otros artículos de lujo.

Come y compra (Zodiac)

Cuando se trata del shoping time la comida tiene que ser veloz. Justo dentro de la tienda Neiman Marcus, se encuentra Zodiac, una pequeña cafetería que ofrece snacks, ensaladas, sopas y su platillo estrella: la hamburguesa portobello, acompañada de papas fritas. ¡Deliciosa!

El rock es la elegancia (John Varvatos)

Una tienda más del famoso diseñador de moda (homónimo), que incluye ropa deportiva, trajes sport, calzado y todo lo que debe vestir el hombre “in”. El éxito de la tienda se atribuye al concepto rockero que desarrolla la marca. Así, puedes comprar obra fotográfica original de conciertos, grupos, retratos y todo lo que concierne al rock (la mayoría retratada por Danny Clinch), que se exhiben por toda la tienda. Fans de “el Tri” abstenerse.

Agüita para los sedientos (Bar de St. Regis)

Todos los días en punto de las 7 de la noche, en medio de una atmósfera con luz tenue, lujosos sofás y espacios íntimos, se lleva a cabo el ritual para descorchar champaña. Así, el cáliz que guardan las botellas de Moët y Chandon recorren las gargantas de los sedientos que acuden al lugar. Recomendamos también el cocktail de pepino (vodka Chopin, jugo de pepino y lima y un toque de pepinillo).

Sabores del oriente caribeño (Makoto)

Un espacio tradicional y sencillo para tomar un trago, acompañado de platillos como el sashimi, el yakitori o el edamame.  El renombrado Iron chef Makoto Okuwa es famoso por su estilo que combina las técnicas tradicionales de la cocina japonesa con sabores caribeños. No te pierdas del Kobe fresco con arroz salteado, acompañado de una fría cerveza Sapporo.

Un sueño de ensueño (Hotel St. Regis)

El lujo y el placer se postran ante tus pies. Llegado a este hotel, que cuenta con una vista espectacular al Océano Atlántico, los delirios de glamour pueden aumentar. Luminarias, socialites y políticos, entre otros, prefieren este lugar por su cercanía al centro comercial (cruzando la avenida), por su confort y esos “amenities” que destacan en cada una de sus 243 habitaciones, decoradas en tonos azules y grises con influencia del art deco.