Jordania y sus tesoros

Las más antiguas civilizaciones han dejado en este lugar maravillosos regalos para compartir con el mundo. No pierdas la oportunidad de conocerlos

Jordania es un país lleno de historia y tesoros. Aquí se pueden conocer reliquias de las más grandes civilizaciones del mundo. Desde una ciudad excavada en piedra, ruinas romanas y hasta un mapa bíblico hecho de mosaico. Pero eso no es todo, en el lugar también se pueden apreciar maravillas naturales como el Mar Muerto y tres tipos de desierto: el amarillo, el rosado y el negro. Sin duda un lugar muy atractivo para conocer.

La esplendorosa Petra

Las maravillas de la naturaleza se conjugan con las habilidades del hombre en esta ciudad enclavada en piedra rojiza. Este lugar es sin duda el tesoro más grande de Jordania, así como la octava maravilla del mundo antiguo. La enorme ciudad fue excavada en piedra por la tribu de los nabateos hace más de 2 mil años convirtiéndose en una importante ciudad de paso de las rutas de la seda y de las especias entre la India, China y el Sur de Arabia con Egipto, Siria, Roma y Grecia.

La entrada a Petra se hace por un estrecho cañón de un kilómetro de largo rodeado de acantilados de 80 metros de alto de formaciones rocosas de diferentes colores. Al final del camino repentinamente se observa entre dos piedras la fachada de El Tesoro, la excavación más importante del luga, con 30 metros de ancho y 43 de ancho, hecha en una roca rosa pálido que fue construida en el siglo I como la tumba de un importante rey nabateo. Después se continua a un valle con cientos de tumbas excavadas en las rocas, además de un teatro romano, calles con columnas, obeliscos, templos y por si eso fuera poco más adelante se pueden subir 800 escalones excavados en roca que llevan a El Monasterio, otra importante excavación en la roca, desde donde se puede dominar todo el valle. Sin duda, un lugar que se debe de conocer.

Datos de viajero: En 1985 Petra fue declarada Patrimonio de la Humanidad aunque sólo un 25% de la ciudad ha sido descubierta. Este lugar tomó relevancia en occidente desde su aparición en la película “Indiana Jones y la última cruzada” y medio millón de personas visitan este lugar cada año. El recorrido se puede hacer a pie o mediante un burro, camello o carruaje tirado por caballos.

La maravilla del Mar Muerto

Uno de los lugares naturales más impresionantes del mundo está situado a 420 metros bajo el nivel del mar y es el punto más bajo del planeta. Es el Mar Muerto, en donde se observa un paisaje completamente diferente ya que aquí no hay nada de vida y está desconectado de los demás mares del mundo. Es 10 veces más salado y contiene 33% de sales y minerales. Este mar colinda al este por montaña y al oeste por las colinas de Jerusalén y se encuentra en una zona muy poco poblada, haciéndolo un lugar sumamente tranquilo. La gran atracción del lugar es flotar en sus cálidas aguas, ricas en sales y minerales como magnesio, sodio, potasio y bromo. Se recomienda flotar en las aguas por 15 minutos, después salir y aplicarse el lodo negro proveniente del fondo para recibir sus beneficios, y después volver al agua para retirarlo. Entre sus propiedades ayuda a rejuvenecer, quitar arrugas y mejorar algunas condiciones de la piel.

Debido a su clima semitropical y los beneficios de este Mar para la salud, el lugar se ha convertido en un gran destino de salud y bienestar. Se pueden encontrar aquí hoteles como el Kempinski Sead Sea Jordan, Mövenpick Resort & Spa Dead Sea y el Jordan Valley Marriot Resort & Spa, entre otros.

Datos de viajero: Desgraciadamente este mar está perdiendo 1 metro de agua por año, corriendo el riesgo de secarse. Aunque ya existe un proyecto de conectarlo con el Mar Rojo, aún no se ha llevado a cabo debido a su alto costo.

La ciudad romana de Jerash

En esta ciudad antigua se pueden observar ruinas romanas como si estuvieran en la mismísima Roma. Jerash fue conquistada por Pompeyo en el año 63 a.C. y bajo el dominio romano fue una de las 10 grandes ciudades romanas conocidas como la Decápolis. Actualmente Jerash es considerada como una de las ciudades romanas mejor conservadas del mundo. Esta ciudad estuvo oculta en la arena por miles de años, hasta que se iniciaron las excavaciones y restauraciones para convertirla en uno de los lugares turísticos más visitados de Jordania. Aquí se pueden observar la mezcla entre las culturas de oriente y occidente con sus calles con columnas, sus templos, teatros, majestuosas plazas públicas, fuentes y ciudades amuralladas. Aunque hay muchas ciudades similares en cuanto a su arquitectura, Jerash es famosa por su excelente estado de preservación pues muchas estructuras permanecen casi intactas.

Datos de viajero: Si visitas el lugar en el mes de Julio podrás disfrutar del Festival de Jerash, un importante evento que se lleva a cabo todos los años y tiene una duración de dos semanas.

Mádaba, la ciudad de los mosaicos

A tan sólo 30 kilómetros de la capital de Jordania se encuentra el mapa de mosaicos de Mádaba. Este cubre parte del suelo de la iglesia ortodoxa griega de San Jorge. Esta iglesia fue construida en 1896 por la comunidad ortodoxa y en su interior se creó un mapa de 15.6 metros por 6 metros que mostraba un mapa de Jerusalén y Tierra Santa en el siglo VI y su historia bíblica. Algo muy relevante es que en este mapa se muestra el lugar en donde fue bautizado Jesucristo. Se necesitaron más de dos millones de piezas de mosaicos para mostrar ese colorido mapa lleno de pueblos, ciudades, valles, colinas e iglesias. Desafortunadamente hoy día solo se conserva una cuarta parte del mapa original pero es un gran deleite observar lo que aún se preserva. Además se puede explorar toda la ciudad pues aquí se encuentran cientos de mosaicos repartidos en distintas iglesias y edificios del lugar.

Datos de viajero: Aquí se puede encontrar la Escuela del Mosaico de Mádaba, auspiciada por el Ministerio de Turismo. Este lugar cuenta con una estupenda escuela para artesanos para que aprendan a crear, reparar y restaurar mosaicos.

Descubre Jordania

Jordania es una monarquía con siete millones de habitantes, de los cuales, tres millones viven en su capital, Amman. El idioma oficial es el árabe pero el 80% de la población habla inglés. Se le da una gran importancia a la educación en el país por lo que el 96% de la población sabe leer y escribir. Su moneda es el dinar jordano. Es un país con muy pocos recursos naturales y su mayor problema es su enorme escasez de agua. Viven de la exportación de medicamentos, del turismo, del comercio de productos del mar muerto y de su Sistema Bancario. El país es considerado la Suiza de Arabia, ya que los bancos jordanos son muy seguros y Jordania es un lugar neutral ante los conflictos de los países vecinos.