Verano a ritmo de rock

Cuando el sol, la arena y el mar no son suficientes, el Hard Rock Hotel viene al rescate con guitarras, música y mucha diversión

Quintana Roo

¡Llegó el verano! Y con él la urgencia de darle un respiro al cuerpo y a la mente con unas buenas vacaciones en la playa. Con más de 10 mil kilómetros de litorales, destinos de mar y arena no faltan en México, pero sin duda el glamour y belleza paradisíaca de la Riviera Maya se lleva las palmas y los suspiros de la gran mayoría de los mexicanos.

En este paraíso de Quintana Roo, la finísima arena blanca, las cristalinas aguas turquesa y los arrecifes plenos de vida y colores del Caribe mexicano se complementan con una bien dotada infraestructura turística, diseñada para el gozo de sus miles de visitantes. Entre las decenas de hoteles de Gran Turismo que animan a descansar y a divertirse sin pudor destaca por su espíritu el Hard Rock Hotel.

A 45 minutos al sur del Aeropuerto Internacional de Cancún, ya muy cerca de la zona arqueológica de Tulum, encontramos a pie de carretera la emblemática guitarra de la franquicia, que anuncia que en estas vacaciones podremos tirarnos en la playa a descansar y a tostarnos al estilo rockstar, con música en cada rincón del lugar.

Las habitaciones a todo lujo con jacuzzi y terraza con hamaca en los pisos bajos. En tercer piso las Grand Sky Terrace, con jacuzzi al aire libre y la posibilidad de armar una fiesta de carne asada, o la Rock Star Suite Bret Michaels, diseñada por el mismo ex vocalista de Poison, es un espacio de 836 m2 de lujo y excentricidad rockera.

En medio de la jungla, donde los monos araña, los coatís y las iguanas abundan, Hard Rock Hotel Riviera Maya ofrece un par de conceptos hermanos, que aseguran la feliz estancia de cada uno de sus huéspedes: una Hacienda familiar con todo para divertir y apapachar a los niños y a sus papitos, y la zona Heaven -a unos pocos metros- sólo para mayores de 18 años, con camitas balinesas sobre el agua y música para rockear a todo volumen. Ambas, tienen la decoración memorabilia tradicional de esta marca.

Sorprende el su concepto “todo incluído” total, único de esta marca, donde los huéspedes pueden comer y beber a discreción, pero también tienen Wi-Fi en todas las áreas del hotel, pueden hacer llamadas de larga distancia a México, Estados Unidos y Canadá, cenar cada noche en cualquiera de sus restaurantes de especialidades, vaciar el minibar todos los días, pedir servicio al cuarto o llevarse una guitarra Fender prestada a su habitación para jugar al rockero. Y todo por el mismo precio.

Correr, brincar y chapotear

Con playita privada, camas balinesas para disfrutar el brillante sol con responsabilidad y una alberca enorme con actividades y entretenimiento de 8 a 5, la sección Hacienda ofrece a la familia entera opciones de diversión para todos los gustos y edades: aprende a bucear o a snorkelear, date una vueltecita en kayak, juega waterpolo, escala el muro o simplemente abandónate a la dulzura de una piña colada.

Descansa mientras tus hijos corren, brincan y chapotean o consiéntete en el spa, con la tranquilidad de que tus hijos se divierten seguros en el Little Big Club, con Angelina ballerina, Bob el constructor, Thomas y Barney, en un espacio abierto de las 8 de la mañana a las 9 de la noche, donde los juegos y actividades musicales y artísticas los mantendrán con una sonrisa y uno que otro rico snack.

Escalera al cielo

Si tus preocupaciones miden más de 1.50, instálate en el Heaven. Sólo para mayores de 18 años, esta zona tiene un decorado más trendy en azules y plateados que sacarán la estrella de rock que llevas dentro. El enorme lobby piano-bar invita a la relajación entre amigos, con un buen vino y tirados en un diván.

En Heaven están la mayoría de las tiendas de lujo, el salón de belleza Posh y el Spa, estos sí, con costo extra, y el ambiente es muy 80’s con música a todo volumen desde el estacionamiento hasta los baños y sin olvidar la zona de playa. Aquí están el restaurante francés y el club Heaven, un “antro” con alberca y jacuzzi.

Si están en Hacienda no te preocupes, tienes acceso a todos los espacios y servicios del hotel, aunque deberás dejar a tus niños en el Big Club o dormidos en la habitación.

Con la música por dentro...y por fuera

Otra actividad que sólo en Hard Rock podría haber es el Music Lab, con tres programas de experimentación musical: Jam band, RockTube o Spin session, para que chicos y grandes experimenten las mieles de la fama y el nervio de los escenarios. Un día a la semana, el laboratorio abre sus para que los huéspedes entre 12 y 99 años formen su banda, hagan un video de su canción favorita o aprendan a pinchar como si estuvieran en Ibiza. ¡Y puedes hacerlo solo o en familia!

La cita es en el Sun Bar (segundo piso de la Hacienda) y los iniciados tendrán todo el apoyo de músicos y dj’s expertos, además del  equipo necesario para lanzarse al estrellato. ¿Su primer público? Los exigentes huéspedes del Sun Bar. Gracias al programa de video, podrás llevarte el debut a casa.

Aventura sin límites

Es cierto, en la Riviera Maya casi todos los hoteles son Todo Incluido. Para diferenciarse y consolidarse como Rock Star, la cadena Hard Rock Hotel activó en México el programa Limitless Resort Credit, que brinda a sus huéspedes el acceso a actividades extra como los servicios del Rock Spa, el salón de belleza y algunas excursiones externas, a un costo mínimo y preferencial.

El programa arranca con estancias mínimas de tres noches, que conceden al huésped 500 Resort Credits para nadar con delfines o tiburones, velear en un catamarán, aprender a jugar golf, snorkelear en un cenote sagrado, lanzarse en una tirolesa, tener una sesión de foto profesional o vivir la experiencia de un masaje a ritmo de rock, especialidad del Rock Spa.

Cada Resort Credit tiene el valor de un dólar y deben canjearse en la oficina de Vacation Planners del hotel; a más noches de estancia, más créditos para disfrutar dentro y fuera del Resort. Por cada Resort Crédit redimido, el huésped pagará en el check out  20% por servicio. Lo que no se usa, se pierde al salir y no ocasiona cuota por servicio.