De vuelta por Guanajuato

Sal de los destinos de siempre y date una vuelta por este maravilloso estado.

Anteriormente el estado de Guanajuato, destino colonial por excelencia y cuna de la Independencia de nuestro país era reconocido mayormente por su vasta oferta cultura y arquitectónica, la ciudad de León por ser la llamada “Capital mundial del calzado” y San Miguel de Allende por ser un lugar pintoresco, con calles empinadas y una gran cantidad de habitantes extranjeros, pero las cosas están cambiando y para bien, pues en los últimos años este estado ha recibido grandes inversiones de empresarios nacionales y extranjeros, así como apoyos del gobierno.

Ahora, estas ciudades también quieren ponerse en el mapa como un destino gastronómico. A continuación te damos algunas propuestas de experiencias y lugares que vale la pena descubrir.

León

Comienza tu recorrido por esta ciudad en “La Ruta del Peatón”, un camino hecho para andarse a pie, como su nombre lo indica y visitar sus principales centros de interés turístico. Allí podrás observar lugares como el Fórum Cultural Guanajuato, un espacio inaugurado en 2006 que ocupa 10 hectáreas y está dedicado a fomentar el entretenimiento, la formación artística y cultural así como el desarrollo de las artes plásticas y escénicas. Está integrado por el Museo de Arte e Historia de Guanajuato, una biblioteca, el Teatro del Bicentenario (tercero más importante a nivel mundial por su infraestructura y tecnología) y el Jardín de las Esculturas, entre otros.

Más adelante, en la calzada de los Héroes, encontrarás el famoso Puente del Amor donde acuden las parejas a cerrar un candado como símbolo de su amor eterno bajo la promesa: “El paseo dura unos minutos, la promesa para siempre”. Este puente culmina con el imponente Arco de la Calzada, considerado uno de los símbolos de la ciudad, que fue construido en 1883 para conmemorar el aniversario de la Independencia de México.

A unos metros, en la calle Madero se encuentra el Templo Expiatorio Diocesano del Sagrado Corazón de Jesús, una impresionante construcción estilo neogótico (similar a la catedral de Notre Dame en París, Francia), que tardó 91 años en terminarse.

Después de esta caminata es probable que ya tengas hambre y sed, por lo que te sugerimos continuar con las rutas y hacer “La Ruta de las Cantinas”, un recorrido por nueve establecimientos que durante generaciones han formado parte de la historia y la tradición de la ciudad. La ruta está integrada por Cuatro Vientos, bar Salón Rojo, Bum Bum, El Toreo, bar El Círculo, El Mónaco, bar Báltico, El Movimiento y Panteón Taurino. Para consultar el mapa, los ho

rarios, los platillos y bebidas típicas y leer una que otra anécdota descarga la ruta en: turismoleon.mx/rutadelascantinas/.

Lo que no te debes perder

Busca la tienda de candados y servicio de grabado en el Puente del Amor. Horario: martes a domingo de 12:30 a 21:30 h.

Prueba la guacamaya, una botana típica de León que consiste en una torta de chicharrón con pico de gallo, limón y salsa. Si quieres, puedes pedir que le pongan aguacate o cueritos.

Para una cena romántica, te recomendamos visitar Sato, un restaurante japonés que promete una experiencia culinaria diferente.

Caminos D’Vinos

En las faldas del Cerro del Cubilete, a una hora de León, hacia Silao se encuentra el viñedo más alto de México y el primero en la ciudad de Guanajuato. Un llamado complejo turístico enológico creado alrededor de los viñedos donde próximamente se producirán vinos con personalidad única.

Disfruta de un recorrido por los vestigios de la Ex Hacienda Jesús María y por su viñedo acompañado de un sommelier o enólogo, visita su cava y vive toda una experiencia enológica, donde podrás conocer el proceso completo de la producción del vino. Además, este lugar cuenta con dos restaurantes, El Tinto y El Malbec, donde nos invitan a “probar la esencia de Guanajuato” a través de la cocina del chef David Quevedo y una verdadera parrillada argentina, respectivamente.

Para culminar con la experiencia, puedes hospedarte ahí mismo en su exclusivo hotel, hecho a partir del espacio recuperado de la hacienda. Cuenta con 26 habitaciones, spa, biblioteca, capilla, patios para eventos y una entrada hacia la mina, entre otras amenidades.

Caminos D’Vinos está en la Ex Hacienda Jesús María, una antigua hacienda minera que data del siglo XVII y que gracias a las bondades del suelo y del clima, promete entregarnos vinos con un sabor excepcional. Reserva en caminosdivinos.com

Tip: Caminos D’Vinos ofrece paisajes inolvidables ya que está a más de 2,400 metros sobre el nivel del mar.

San Miguel de Allende

En nuestro recorrido sigue esta ciudad que en 2008 fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO gracias a su diversidad cultural y artesanal, y a la riqueza de su arquitectura. Actualmente, San Miguel de Allende destaca por la tranquilidad de sus calles y por la variedad de sus spas y hoteles boutique. Ahora, podemos sumar a estos elementos la reciente apertura de La Canica, el nuevo proyecto de los chefs Paco Roncero y Bricio Domínguez. Roncero, que es uno de los chefs más reconocidos de España, cuenta con varios restaurantes alrededor del mundo, posee dos Estrellas Michelin por su restaurante la Terraza del Casino, en Madrid, tres Soles Repsol (se otorgan a los mejores restaurantes de España y Portugal) y es dueño del restaurante más avanzado, innovador y caro del mundo: Sublimotion en Ibiza.

Por su parte, el chef guanajuatense Bricio Domínguez, que lidera las cocinas de El Jardín de los Milagros, Nextia y 13 Cielos –todos en esta ciudad–, describe La Canica como “nuestra versión de cocina de la calle, cocina peatonal, donde manejaremos mucha cocina española, mexicana, con un poco de thai y estadounidense.” Además señala: “La tapa en España es un estilo de vida… y nosotros queremos hacer esa comida de la calle, esa street food, con un toque simpático, canalla, aunque también tendremos platos típicos de la cocina española como callos a la madrileña, todos elaborados con productos locales orgánicos.”

Para San Miguel de Allende, la apertura de La Canica representa un gran impulso en el turismo gastronómico.