CRÓNICA | POR ANZA G.I.

Suiza, Austria, Italia: Temporada blanca en los Alpes

La principal cordillera centroeuropea ofrece, además de miles de kilómetros de pistas de esquí, muchas otras atracciones para los viajeros. La temporada continúa hasta finales de abril.

Los Alpes

En los Alpes hay más de 82 cimas de más de cuatro mil metros. Sus glaciares están lamentablemente en retroceso.

Innsbruck: capital alpina (Austria)

La capital de los Alpes, y tres veces sede de los Juegos Olímpicos de invierno, cuenta con nueve estaciones a su alrededor, que además unen su oferta en torno al denominado Olympia SkiWorld, con múltiples opciones para los esquiadores. Desde pistas para niños y familias, hasta descensos que exigen un gran nivel técnico, la estación de esquí de más altitud de Austria, esquí sobre glaciares, esquí nocturno o sobre nieve virgen. Además, la ciudad es una apuesta segura incluso en días de ventisca, por su amplia oferta cultural y gastronómica.

Saltzburgerland: música y esquí (Austria)

Alrededor de la ciudad de Salzburgo, conocida por su patrimonio histórico y su cultural, se encuentran nada menos que 22 estaciones de esquí a las que se puede acceder de forma diaria o quedándose en alguno de los resorts a pie de pista. Una tarjeta ofrece acceso a todas ellas, y a sus 2,300 kilómetros de pistas por el mismo precio. Y como en el caso de Innsbruck o Sudtirol, este destino cuenta con la ventaja de tener una gran oferta cultural y de compras en la misma ciudad, para combinar deporte y descanso, o para los días de mal tiempo.

Actividades extremas en Zermatt (Suiza)

A este famoso destino invernal algunos lo llaman el Cancún de Valais, y se puede acceder en dos horas en tren desde Zúrich. El pico Matterhorn, la montaña que sirve para el logotipo de la región (y de los chocolates Toblerone), cuenta con 121 pistas de esquí alpino. Es posible también dormir en un iglú en la punta de la montaña, atreverse a descender por pistas vírgenes, llevado por un helicóptero, o lanzarse desde la montaña en parapente. Existe asimismo la posibilidad de subir a la cima en tren para disfrutar de las vistas; o de noche, para observar las estrellas.

Glaciar a orillas de un lago (Suiza)

Situada a 90 minutos de Ginebra y a media hora de la ciudad olímpica de Lausanne y del Lago Leman, la localidad suiza de Le Diablerets (vecina de la famosa localidad de Gstaad, con la que comparte la marca comercial Glacier 3000) tiene uno de los mayores glaciares de los Alpes, al que se puede acceder en snowbus, además de una montaña rusa y una zona de juegos en lo alto de la pista.

También ofrece paseos en trineos tirados por perros y otras atracciones, sin olvidar su cercanía a Lausanne, Montreux y el lago Leman que, sobre todo al final de la temporada (Semana Santa), ofrece ya un clima muy templado.

Esquí en las Dolomitas (Italia)

La región italiana del Sudtirol, donde se encuentra la cadena montañosa de las Dolomitas, es tan desconocida (en nuestro país) como interesante. Pocos saben que a sólo dos horas y media de trayecto en coche desde Venecia se accede a un hermoso paraje con más de mil kilómetros de pistas, distribuidos en diferentes centros de esquí, como Badia y Oberrengen. Esta región italiana, de cultura austriaca, ofrece también paseos de escalada en las diferentes montañas.

La punta de Europa (Suiza)

Grindelwald es una estación ubicada a pocos kilómetros de la región de Interlagos, y cuenta con el observatorio de mayor altitud de toda Europa. Aquí, las vistas sobre los 220 kilómetros de pista son, sencillamente, espectaculares. La forma de acceder es por medio de un tren que atraviesa la montaña, con lo que el paseo adquiere una fascinación especial. Esta temporada hay una oferta de 2x1 en alojamiento y pases en algunos fines de semana.