Steve Jobs "declarará" en la corte a favor de los iPod

El testigo clave en la demanda colectiva contra los iPod es el fallecido Steve Jobs, quien será escuchado en un testimonio videograbado.
Los abogados darán sus testimonios de apertura, entre los que se encuentra la videograbación de Steve Jobs.
Los abogados darán sus testimonios de apertura, entre los que se encuentra la videograbación de Steve Jobs. (AP)

San Francisco

Después de casi una década de jaloneos legales, una millonaria demanda colectiva contra los iPod, los reproductores de música de Apple, hoy comenzará en una corte federal de California. Un testigo clave será nada menos que el legendario y ya fallecido Steve Jobs, quien será escuchado en un testimonio videograbado.

Los abogados de los consumidores y tiendas de electrónicos dicen que Apple Inc. utilizó software en su tienda iTunes que obligó a los posibles compradores de canciones a usar iPods en lugar de otros reproductores de música más económicos fabricados por empresas rivales. El software ya no se utiliza, pero los demandantes aseguran que éste infló los precios de millones de iPods vendidos entre 2006 y 2009, hasta sumar 350 millones de dólares.

Bajo la ley federal de competencia de Estados Unidos, la gigante tecnológica podría verse obligada a pagar tres veces esa cantidad si el jurado está de acuerdo con el cálculo y encuentra daños resultados del comportamiento anticompetitivo.

"El hecho es que este caso sigue abierto después de 10 años es una señal de que latecnología frecuentemente va muy adelante de la ley", dijo Mark Lemley, profesor de leyes en la Universidad de Stanford.

Los abogados darán sus testimonios de apertura en un juzgado en Oakland, California, ante la juez federal de distrito Yvonne Gonzalez Rogers.

El caso data de los primeros años de la música digital y los dispositivos portátiles, cuando Apple rápidamente se volvió el mayor vendedor legal de canciones en todo el mundo después que lanzó su tienda iTunes en 2003. Por acuerdo con importantes disqueras, quienes estaban recelosos de la copia y distribución no autorizadas de música en servicios como Napster y Kazaa, Apple puso "candados" a las canciones que se vendían a través de iTunes con un software de "administración de derechos digitales" que evitaba las copias no autorizadas. El mismo programa, conocido como FairPlay, estaba en los iPods.

Pero FairPlay no era compatible con los códigos contra copias usados por otros vendedores de música en internet, como RealPlayer Music Store operado por RealNetworks, una empresa con sede en Seattle. Como resultado, las canciones de tiendas rivales no podían reproducirse en iPods y las canciones compradas en iTunes no podían sonar en otros dispositivos como el Zune, de Microsoft, o el Rio, el reproductor de música de Diamond Multimedia.

Apple dejó de usar FairPlay en 2009 después que las empresas de música cambiaron de estrategia para enfocarse en la creciente popularidad de la música digital. Más recientemente, la industria se ha enfocado en el streaming (reproducción continua) en lugar de vender copias de canciones para bajarlas individualmente.