Stella McCartney da movimiento a la pasarela

La diseñadora británica desveló hoy la colección otoño-invierno de "curvas y movimiento" y las modelos, encabezadas por Cara Delevingne, se despidieron del desfile bailando en la pasarela.

París

En los fastuosos salones de la Ópera Garnier de París se desveló hoy la colección otoño-invierno de "curvas y movimiento" de la diseñadora británica Stella McCartey, quien aseguró en una entrevista con Efe que le encanta España.

"Tengo muchos amigos en España", explicó McCartney tras su desfile en la Semana de la Moda de París, donde precisó que acaba de abrir su primera tienda en Madrid, que se suma a la del Paseo de Gracia de Barcelona.

A este prêt-à-porter para la temporada de frío quería imprimirle "un carácter nuevo, frescura, vida", contó en el "backstage" la creadora que fundó su firma en 2001, en un proyecto compartido al 50 por ciento con el grupo Kering, propietario de casas como Saint Laurent o Balenciaga.

McCartney defiende que diseña ropa "para que las mujeres la lleven" y su intención era que cuando vistieran las prendas de esta temporada "se sintieran vivas", gracias a la "energía" que les ha insuflado.

Los aires nuevos llegaron con los bordados contemporáneos de formas curvilíneas dibujados por cremalleras con un solo lado, cosido con los dientes hacia el exterior, o por cuerdas de alpinismo, con los bordes deshilachados que explotaron en colores y relieve.

La diseñadora, hija del Beatle Paul McCartney, tuvo su primer contacto con la industria de la moda en su adolescencia al entrar como aprendiz de Christian Lacroix, antes de diplomarse en la prestigiosa escuela Central Saint Martins de Londres, en 1995, y su primer éxito llegó cuando asumió la dirección creativa de Chloé.

En su colección para el próximo otoño-invierno, McCartney mezcló las siluetas híperholgadas con las ajustadas, en su búsqueda por un "verdadero equilibrio".

"En invierno puedes ponerte prendas 'oversize', 'cocoon' (envolventes), estar realmente abrigada", explicó McCartney, quien añadió que también trabajó con diseños voluminosos en la parte de arriba y ceñidos abajo, "jugando con las formas de la mujer".

Los hombros redondos de abrigos, chaquetas y jerséis se combinaron con pantalones ajustados, como mallas "noventeras" que se sostienen con una tira bajo el pie.

Los modelos más invernales fueron los cómodos conjuntos sueltos de punto jaspeado, con bandolera a juego, que contrastaron sobre la pasarela con los minivestidos negros recubiertos de flecos que, reunidos en haces de color y sostenidos por sus dos extremos, descubrieron la piel con el movimiento.

McCartney defiende una moda sostenible, cuyos procesos de fabricación respeten el medioambiente y la vida natural, por lo que no usa cuero ni pieles en sus colecciones.

"La meteorología tiene mucho impacto en el suministro, si es de forma ecológica o sostenible", aseguró McCartney, dado que "si hay inundaciones en Sudamérica, a lo mejor se puede colapsar tu proveedor ecológico".

Entre el público invitado, además de la cantante Rihanna, se encontraba la coreógrafa granadina Blanca Li, quien aseguró a Efe que esta colección le ha parecido "especialmente confortable", dado que "te la puedes poner cada día".

Quizá esa comodidad, con unos zapatos masculinos sobre una plataforma plana, ayudó a que las modelos, encabezadas por la británica Cara Delevingne, se despidieran del desfile bailando en los últimos metros de la pasarela.