El primer retrato de tu bebé, en la sala de parto

Entrevista con María Luisa Cansino, fotógrafa de Starting Life, dedicada a capturar los primeros momentos de vida de los niños de cientos de padres

México, D.F.

Cuando piensas en un parto, el hermoso retrato de la mamá viendo a su bebé podría no venirte a la mente; sobre todo si no estás familiarizado con la “fotografía de nacimientos” que está cada vez más de moda en el mundo.

En México, la fotógrafa María Luisa Cansino lleva la delantera en la singular tendencia, formando parte del momento más feliz de cientos de padres.

En entrevista con Milenio, la fotógrafa platicó más sobre su trabajo, su aprendizaje y la honestidad detrás de sus retratos.

¿Cómo empezaste?

Siempre me ha gustado retratar niños, pero cuando conocí el trabajo de varios fotógrafos canadienses pensé en intentarlo. Lo primero que hice fue ponerme a investigar. Primero hablé con distintos médicos que me explicaron el proceso de parto y cesárea, porque yo no soy mamá ni estoy casada ni nada. Después, hablé con varios papás para saber cuáles eran sus expectativas. Me di cuenta que lo principal es que ambos disfruten el momento. La mayoría de los videos y fotos de partos son capturadas por el papá, por lo que no pueden vivir el momento igual. También consulté a expertos en partos humanizados, para entender todas las maneras en que se puede tener un hijo.

¿Qué haces en una sesión?

Trato de pasar desapercibida y de no estorbarles a los médicos. Tengo muy claro que su labor es primordial, más importante que la mía, no puedo entrar más de lo que me permiten ellos. Cuando son partos humanizados hablo mucho con la mamá antes sobre lo que quiere ver en las fotos, de lo que quiere que tome o no. Si quiere algo diferente a lo que normalmente hago también lo sé desde antes.

¿Con qué equipo entras al hospital?

Entro nada más con mi cámara, las luces que uso son las del quirófano.

¿Cómo te pones de acuerdo con los papás? ¿Cómo funciona la disponibilidad de tiempo?

Los papás me mandan un correo y yo me pongo en contacto con ellos. Antes que nada les pregunto el hospital, porque hay algunos en los que no me han dejado entrar. Les pido después que su ginecólogo firme el permiso para que pueda entrar al quirófano el día del nacimiento. Si es cesárea la fecha ya está establecida, si es parto, marcamos en el calendario las fechas tentativas. A medida que se acerca el momento vamos monitoreando un día en específico, pero ya sé que en ese caso tengo que estar disponible las 24 horas del día.

¿Por qué crees que las fotos de parto son tan populares últimamente?

Tener el primer momento de vida capturado no tiene precio. Es algo muy mágico que los papás disfruten el primer respiro de su niño y que vean después, lo que no pudieron ver entonces. Cuando estás en esas no puedes ver cuando lo pesan, cuando lo miden porque estás en la cama. O atendiendo a tu esposa. Los papás pasan por todas la emociones que puede experimentar el ser humano al mismo tiempo y no pueden disfrutar tanto el momento tal y como fue. Tenerlo en fotografía les da la oportunidad de revivirlo desde un punto de vista distinto.

¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo?

Me llena mucho ver el milagro de la vida. Siempre quise dedicarme a algo que me dejara a nivel personal y ver como los papás reciben a un niño con tantísimo amor es algo muy verdadero. No hay ninguna pose, ninguna falsedad.

María Luisa tiene cuatro paquetes con fotos digitales e impresas en blanco y negro. Su rango de precios va de los 4,500 a los 8,000 pesos. Para saber más sobre su trabajo, visita su página en Facebook