Barbie está orgullosa de su aparición en Sports Illustrated

La muñeca ha sido blanco de críticas desde que se anunció que sería la portada de la reconocida revista, ahora publica una carta en la que da sus razones para posar en traje de baño.
Barbie en la campaña "Unapologetic” (sin dar disculpas).
Barbie en la campaña "Unapologetic” (sin dar disculpas). (barbiecollector.com)

Ciudad de México

La muñeca de Mattel es la protagonista de la edición de traje de baño del 50 aniversario de la revista Sports Illustrated y, junto con las supermodelos Christie Brinkley y Brooklyn Decker, forma parte de una campaña llamada "Unapologetic” (sin dar disculpas).

Sin embargo, Barbie no se ha librado de las críticas, como las hechas por Allen Adamson, un experto en marcas de Estados Unidos: "La edición de traje de baño de Sports Illustrated se encuentra a un paso de distancia de la revista Playboy", dijo. "Potencialmente envía el mensaje incorrecto a las niñas".

Mattel ha contestado con una carta firmada por la muñeca, en la que dice sentirse honrada por unirse a las modelos que han posado para esta publicación y asegura que todas las niñas deben celebrar lo que son y no pedir disculpas por ello.


Esta es la traducción de dicha carta:

Soy una muñeca. Y, sin embargo, siempre he causado un poco de revuelo, empezando por mi debut como modelo en traje de baño en 1959, cuando era adolescente. Mi creación fue recibida con escepticismo y prejuicios. Pero fui diseñada por una mujer y madre decidida a dar a las niñas una alternativa para jugar, imaginar y soñar. Esas chicas me entendieron y me hicieron un éxito instantáneo. Con el tiempo, me he convertido en un icono, y como todos los iconos, he sido arrastrada al debate cultural.

Mi traje de baño ahora cuelga al lado de un traje presidencial, al sombrero de una chef de pasteles y al traje de un astronauta, en un guardarropa que refleja las más de 150 carreras que he tenido, todo para mostrar a las niñas que pueden lograr cualquier cosa que se propongan. Sin embargo, aún soy vista tan sólo como una cara bonita. Es más sencillo mantenerme en una caja,- y ya que soy una muñeca- lo más probable es que ahí me quede.

Cada año, la edición de trajes de baño de Sports Illustrated crea controversia y enciende la conversación. Tras el lanzamiento de la edición de su 50 aniversario, habrá de nuevo debate sobre el valor de las mujeres en la revista, cuestionando si posar en ella es un golpe a la igualdad de la mujer y a su propia imagen. En 2014 ¿de verdad cualquier mujer necesita permiso para aparecer ahí?

Yo, por mi parte, estoy honrada de unirme a las legendarias modelos de traje de baño. La palabra "modelo", como la palabra "Barbie", a menudo es demeritada como un juguete sin nada que decir. Sin embargo, las que aparecen son mujeres que han roto barreras, han establecido imperios, creado marcas, diversificándose en carreras tan variadas como escritoras, empresarias y filántropos. Todas ellas son grandes ejemplos de mujeres seguras y competentes.

Hoy en día, todo es posible para una niña. No limitemos sus sueños, y eso incluye ser femeninas si eso es lo que les gusta. Es fácil decir que el culpable es el color rosa o la existencia del maquillaje. Eso es fácil, y predecible. Tampoco debemos impedir que las niñas sobresalgan con su propio estilo. Dejemos de juzgarlas por la forma en que se visten, aunque sea con tacones; no desacreditarlas por como se ven, aún si son bonitas. El rosa no es el problema.

Las muñecas Barbie no son el problema. Las modelos que deciden posar en un bikini tampoco. El problema es asumir que para sobresalir, las mujeres, de cualquier edad, sólo deben ser una parte de lo que son.

La edición de traje de baño está lista, y provocará una conversación o dos acerca de la mujer en ella. Pregúntate a ti mismo, ¿no es hora que enseñamos a las niñas a celebrar lo que son? ¿No hay espacio para ser capaz y cautivadora? Es hora de dejar de pelear con su potencial. Sean libres para iniciar una carrera en un traje de baño, llevar una empresa mientras lucen hermosas, o vestir de rosa a una entrevista en el MIT. La realidad de hoy es que las niñas pueden ir a cualquier parte y ser cualquier cosa. Deben celebrar lo que son y no tener que pedir disculpas por ello.