Sobrio y elegante, look de la Primera dama

Tanto anoche en el Grito como hoy en el desfile, Angélica Rivera utilizó encaje en su outfit y el maquillaje y peinado fueron acorde a la ocasión. El diseñador fue Benito Santos.

Ciudad de México

Un vestido verde bandera, largo hasta el suelo, de encaje y ceñido al cuerpo fue lo que eligieron para la noche del Grito de Independencia, Angélica Rivera y su estilista de cabecera, José Ramón Hernández, hombre crucial en Los Pinos, por lo menos en lo referente a los outfits de la Primera dama y su familia.

José Ramón acompaña a los Peña Rivera desde antes de que Enrique fuera candidato a la Presidencia de la República, es quien tiene la última palabra sobre lo que usará Angélica y los hijos en actos oficiales y en algunas sesiones de fotos para los medios de comunicación.

Para el festejo de la Independencia, la actriz usó un vestido del diseñador Benito Santos, originario de Guadalajara, Jalisco, joyería de Gustavo Helguera y el maquillaje y peinado estuvieron a cargo de Alfonso Waithsman y Pedro Senen.

"Gracias a todos por sus comentarios, no ha habido honor más grande para mí que trabajar con La Sra. Angélica Rivera", publicó en su cuenta de Twitter @joseramonherdez, el estilista.

Para completar su look sobrio pero elegante, llevó el pelo recogido y el maquillaje se centró en los ojos, en tonos oscuros y bien delineados, mientras que los labios eran de un tono rosa claro.

[b]Desfile, sin pasarela[/b]

Para el desfile militar, el equipo de la Angélica eligió un vestido rosa palo que le llegaba a abajo de la rodilla y un saco del mismo tono pero en encaje.

Llevaba el cabello suelto y maquillaje natural, muy adecuado para el horario matutino.

[b]Y la familia presidencial[/b]

En redes sociales, Sofía y Nicole, hijas de Angélica y Enrique, respectivamente, fueron criticadas por sus vestidos, pues incluían transparencias y espaldas descubiertas, nada ad hoc para la edad de las jóvenes, donde la mayor tiene 16 años.

Alejandro nuevamente fue a lo seguro y lució muy bien en un traje negro y corbata del mismo color. Paulina, de 17 años, también acertó al usar un vestido blanco con apliques en plata, juvenil pero formal.