Dior rinde homenaje a una mujer nueva y llena de energía

El creador Raf Simons propone "un nuevo tipo de mujer": urbana, llena de energía, que arrebata elementos del guardarropas al hombre y osa colores marcados.

París

La mujer Dior abandona para el otoño e invierno próximos su jardín de ensueño: el creador Raf Simons propone "un nuevo tipo de mujer": urbana, llena de energía, que arrebata elementos del guardarropas al hombre y osa colores marcados.

En septiembre, las modelos habían desfilado bajo miles de flores que caían en cascada. Este viernes, en el cuarto día de los desfiles prêt-à-porter 2014-2015 de París, asistieron las famosas Rihanna (ultra sexy con abrigo de piel rojo) y Jessica Alba, pero también la ex primera dama francesa Valerie Trierweiler, que se instalaron en primera fila para ver el desfile organizado en el museo Rodin, iluminado con LED de colores.

Las modelos, que caminan con paso rápido, decidido, dan la impresión de ser mujeres muy ocupadas. "Quería sugerir un nuevo tipo de mujer", explica el creador Raf Simons en una nota a los invitados.

"La silueta urbana" ocupa el primer plano del desfile, que da prioridad a una moda diurna. "Esta colección habla más del trajín urbano que del ocio en los jardines", insiste Raf Simons.

Recurre además al guardarropas masculino. Los trajes cruzados son las estrellas del desfile, así como el tapado sin mangas. También retoma la raya diplomática, presente en la última colección Dior Homme de Kris Van Assche.

Modernidad y elegancia

Aunque los zapatos sean altos, conservan un lado deportivo, con suelas que hacen pensar en zapatillas. "Siempre me fascinó la forma en que Roger Vivier o Dior fusionan construcciones muy clásicas con algo diferente", explicó Raf Simons a l'AFP. Eso también se traduce en los tapados, algunos de los cuales llevan a un costado cordones que recuerdan los de un corsé.

Las clientes en crísis de pánico QMP ("¿Qué me pongo?!") tendrán una amplia gama para elegir el vestido del día, con muchas asimetrías y superposiciones.

Raf Simons hace alarde de su talento con los colores, que combina de maravillas, como este vestido de lana fucsia combinado con verde. También propone un rosa pálido con amarillo, azul intenso con naranja.

Los vestidos de cóctail son de nylon o en seda capitoneada, con mucho volumen sobre la falda asimétrica y un maravilloso trabajo para los hombros. Raf Simons los propone más largos, como uno rosa pálido que hará soñar a más de una.

El desfile concluye con tres vestidos de seda bordada, que se llevan con desparpajo sobre una camiseta.

"Será un invierno lleno de color y energía", anticipa entusiasmado Sidney Toledano, presidente de Dior. "Hay mucha modernidad, pero siempre dentro de la elegancia", agrega.

La colección se perfila como un éxito fácilmente previsible en las tiendas. "Me encanta Dior", dice riendo una actriz japonesa, que iba vestida de Dior..., por supuesto.