Los drones hicieron su debut en las pasarelas de Milán

La firma Fendi desplegó tres drones este jueves durante los desfiles de otoño-invierno 2014-2015 de la Semana de la Moda.

Milán

El uso por primera vez en los desfiles de Milán de drones, microcámaras pilotadas remotamente, divide al público de las pasarelas que poco disfruta con los detalles desde lo alto de la nueva tecnología en la moda.

La iniciativa fue presentada por la célebre firma Fendi que desplegó tres drones este jueves durante los desfiles de otoño-invierno 2014-2015 de Milán.

Los aparatos, unos pequeños discos volantes que sobrevolaban sobre la pasarela, resultaron algo molestos para algunos participantes, mientras que otros elogiaron la innovación.

"Seguimos siendo unos pioneros y nos proyectamos en el futuro", aseguró Pietro Beccari, presidente de Fendi, de propiedad del gigante del lujo francés LVMH.

La atracción por toda innovación tecnológica en el mundo de la moda resulta para algunos una nueva manera de observar las creaciones del célebre modisto Karl Lagerfeld.

Las imágenes grabadas por los drones, que se pueden ver en directo en la página internet de Fendi así como en las redes sociales, permiten descubrir un verdadero espectáculo.

"Algo jamás visto antes", sostiene Beccari.

Fruto de la investigación militar, la presencia de drones consiste curiosamente en entrar en la atmósfera de los años 40 que reina en la colección, dominada por el color verde militar, los tonos del camufle, los botines y cordones de preguerra.

Los expertos en moda, entre ellas la directora editorial de Vogue Italia, Franca Sozzani, observaba con cara desconcertante, incómoda, los drones.

"Es algo futurista. ¡Espectacular!", comentó por el contrarion entusiasmada la periodista de la revista rusa de moda InStyl, Yurata.

Completamente diferente es el parecer de Kai Margrander, director artístico de la edición alemana de la revista Glamour, que se sintió "turbado" por esos "objetos voladores".

"Soy alemán. Ver esos dispositivos me recuerdan el pasado, el nazismo, los servicios secretos", confesó