Ocho tips para estar sano en vacaciones

Sigue estos consejos para que tu piel y tu salud sobrevivan a los días de descanso y relajación.
Estar sano en vacaciones
Estar sano en vacaciones (Shutterstock)

México

Durante el verano las radiaciones UV son más intensas, por eso debemos de proteger aún más nuestra piel: aplicando un protector solar, evitando exponerse al sol por tiempos prolongados, alimentándose bien e hidratándose adecuadamente (2 a 3 litros diarios), comenta Rossana Janina Llergo, dermatóloga con alta especialidad en Cirugía Dermatológica y Dermato- oncología, miembro de la Fundación Mexicana de Dermatología. De esta manera se logra disminuir la acción de los radicales libres por el estrés oxidativo diario, se previene el envejecimiento de la piel y muchos tipos de cáncer. También hay otras recomendaciones que debemos de llevar a cabo para disfrutar de las vacaciones sanamente.




Antes de viajar:

1.- Mantén tu sistema inmune funcionando adecuadamente consumiendo un mutivitamínico una semana antes. Evita problemas estomacales consumiendo probióticos tres días antes de tu viaje, los puedes tomar en forma de pastillas (Sinuberase o GNC) o de yogur (yakult, chamyto, Svelty Gastro Protect). Duerme las horas necesarias para evitar cansancio extremo.


Cuida tu alimentación.

2.- Durante las vacaciones, no comas en exceso. Evita comer alimentos que lleven mucho tiempo sin refrigeración; bebe solo agua embotellada y evita cambios bruscos de temperatura.




Protege tu piel.

3.- La piel durante el verano tiende a resecarse por lo que es recomendable incluir, aun cuando estés fuera de casa, muchas frutas y verduras que están repletas de antioxidantes (sobre todo las de colores muy vibrantes como: brócoli, jitomates, espinaca, zanahoria, moras, granadas, etc.) y bebe mucha agua para evitar la deshidratación.



Usa el FPS adecuado.

4.- Otro de los retos en las vacaciones es proteger la piel de los dañinos rayos solares. Para esto usa un bloqueador solar de por lo menos un factor de protección solar (FPS) 30 o 50. El tipo de protección va a depender mucho del tono y tipo de piel que tengas. Para niños y adultos mayores se recomiendan los bloqueadores tipo pantalla pues dan una mayor protección. Los bloqueadores resistentes al agua son recomendables para las actividades acuáticas y/o deportivas.




Elige un buen protector

5.- Según el Dr. Howard Murad, médico dermatólogo y fundador de Murad Inc., al elegir un protector solar asegúrate de que cumpla con cuatro factores clave:

  • Que sea de amplio espectro, esto es, protección de la radiación de rayos tanto UVA, como UVB.
  • Que tenga antioxidantes para minimizar el envejecimiento ligado al daño de los radicales libres.
  • Que cuente con agentes anti-inflamatorios para prevenir el enrojecimiento y el ardor de la piel.
  • Con hidratantes para reparar la pérdida de agua causada por la exposición al sol.


No sumes horas sol.

6.- ¿Sabías que la exposición solar es acumulativa?

Con los años de exposición surgen los signos de la edad, las manchas y hasta el cáncer de piel. Evita la práctica, muy común en las vacaciones, de exponerse al sol por tiempos prolongados e incluso quedarse dormido bajo los rayos.

Checa tus medicamentos.

7.- Hay ciertos medicamentos que pueden hacer que la piel sea más sensible al sol. Algunos antihipertensivos, antidepresivos y antidiabéticos pueden provocar fotosensibilidad, por eso es recomendable acudir al dermatólogo para que te recomiende la protección solar ideal.




Cúbrete bien.

8.- En lugares cálidos, usa lentes de sol, sombrero y ropa de tonos claros, de fibras naturales como algodón y de tejido cerrado durante las vacaciones.