Bikram Yoga: el secreto para rejuvenecer

El “hot yoga” se practica en una sala con 42 grados centígrados y un 40% de humedad. Según sus seguidores ayuda a bajar de peso, alivia dolores, es rejuvenecedor y controla las emociones.
Yoga
Yoga (Cortesía )

México

El “hot yoga” llegó a California en la década de 1970 y se hizo famoso porque la actriz Shirley MacLaine lo practicaba y lo llevó a los círculos altos de la sociedad.

“Se compone de 26 asanas y dos ejercicios de respiración y se trabaja en una sala climatizada con  42 grados centígrados y un 40 por ciento de humedad”, explica Macarena Cutillas, directora de Californian Hot Yoga (CHY). “Lo más impactante del ‘hot yoga’ es que cambia la vida de quienes lo practican, porque empiezan a ser conscientes de todas las partes de su cuerpo, de que también tienen un mundo interior y que lo que separa el mundo externo del interno es la piel y que ésta ¡también se relaja o se estresa!”, explica Cutillas.

Según esta experta, “todo lo somatizamos, es decir transformamos los problemas psíquicos en síntomas orgánicos de manera involuntaria y, por eso, hay tantas enfermedades que no podemos curar ni prever”. Esta modalidad de yoga es liberar la negatividad y elegir qué queremos tener dentro nuestro y qué no, igual que elegimos la indumentaria que nos ponemos cada mañana.

El “hot yoga” nació del yoga clásico o “hatha yoga” y comenzó en la India cuando los gurús comprobaron que una serie de posturas o asanas eran beneficiosas para curar la mayoría de las dolencias de las sociedad, creando así un método para sanar a la gente en grupo. “Con el yoga tradicional se pueden obtener sus beneficios al cabo de los meses mientras que con el “hot yoga” a la tercera semana ya se puede notar un cambio estructural en el cuerpo”, asegura Cutillas.

Este método ayuda a controlar el peso, moldeando el cuerpo, quemando grasa, eliminando la retención líquidos, equilibrando el sistema hormonal, regulando el metabolismo y fortaleciendo la masa muscular, de acuerdo con esta profesional. Cutilals agrega que además tiene un efecto analgésico, eliminando los dolores de espalda y articulaciones, fortaleciendo los sistemas músculo-esquelético respiratorio y la columna vertebral, y ayudando abandonar los malos hábitos y eliminar toxinas.

Entre otros beneficios, también se encuentra un efecto “antiaging” (o antiedad), rejuveneciendo el organismo de dentro hacia fuera al enviar sangre oxigenada a las células, y beneficiar las emociones, calmando el estrés y el sistema nervioso y mejorando la voluntad, la concentración, el control mental y la confianza en uno mismo.

Macarena Cutillas dice que las condiciones de calor y humedad no afectan a personas con condiciones fisiológicas ni requiere aprobación médica antes de realizarlo. “Dentro de las condiciones normales orgánicas y de salud de cualquier persona, puede practicarlo todo el mundo y carece de contraindicaciones”. En este centro de California acuden mujeres embarazadas, personas con operación del corazón, hernias y personas con tensión alta o baja.