Llévate a papá de tour gastronómico por la Roma

Sabores de México y Turibus ofrecen un tour de siete paradas por la colonia Roma, con lo mejor de la gastronomía mexicana

¿No sabes qué hacer este fin de semana? ¿Estás cansado de siempre ir a los mismos restaurantes?

Te recomendamos tomar un tour gastronómico por la Colonia Roma que organiza Sabores de México. Y si no tienes planes para papá aún, este podría ser perfecto. 

El primer requisito es que te pongas  zapatos cómodos y protector solar porque el recorrido se hace a pie. El segundo es que tengas el estómago vacío porque vas a comer un montón de cosas ricas. Y el tercero es que si eres un ñoño que le gusta tomar apuntes, no olvides tu libreta, porque además de comer vas a aprender un poco de la historia de la colonia y descubrirás lugares que tal vez hayas visto mil veces, pero que no conoces en realidad. 

El recorrido consta de siete paradas en diferentes restaurantes de todo tipo de comida pero que comparten su excelencia  y que sus dueños –en su mayoría- son mexicanos.

Yo me aventé al recorrido y esto fue lo que pasó: 

Parada 1: Tres Galeones (Jalapa 117)

Una taquería de puerto en donde comimos un taco de carnitas de pescado con chicharrón y un pequeño sope de camarones con chipotle. He de confesar que el sabor del pescado en el taco se perdía un poco con el chicharrón y el guacamole, pero el sope me sorprendió. Tiene cuatro tipos diferentes de salsas, de las cuales dos son de habanero y una es una salsa macha a la que llaman “La comandanta”.

Parada 2: Galia Chef  (Álvaro Obregón 101)

El único restaurante del recorrido que no es 100% mexicano sino francés. Aquí nos sirvieron una Terrina de campaña, un paté de cerdo con especias acompañado de rebanadas de baguette y una copa de Domaine la Suffrene, un vino exclusivo de Galia que importan desde Francia.

El sabor de la terrina combinaba a la perfección con el vino, bastante agradable al paladar.

Galia, además de restaurante, es una pequeña boutique gourmet y te da la opción de descorchar tu botella de vino recién comprada por sólo 50 pesos.

Parada 3: Café de Raíz (Mérida 132)

Aunque el nombre hace alusión a la bebida, el pozole rojo y los tamales son el sello de la casa.

Probamos un tamal de arroz con salsa roja, uno de frijoles negros con cilantro y chile verde y otro de elote. El tamal de frijoles fue el mejor, pues pude percibir claramente todos los ingredientes.

Los dueños son originarios de la huasteca veracruzana, por lo que podrás encontrar también muy buen café. Además, tienen el tradicional tamal que se sirve en las fiestas importantes de la huasteca, que es tan grande que puede alcanzar a alimentar a 150 personas.  Sólo lo hacen bajo pedido.

Parada 4: La Graciela (Orizaba, 163)

Después de haber caminado un buen rato y con el calor que hacía, era justo una parada en este taller de fabricación de cerveza.

Probamos cuatro de los diferentes tipos de cerveza que hacen en casa. La primera fue una Ámbar Ale de sabor bastante ligero y con pequeños toques de caramelo. Luego nos sirvieron una Gose Leipzing, que combinaba maltas de trigo con semillas de cilantro y sal, lo cual le daba un sabor a limón bastante agradable. Después nos sirvieron dos cerveza más de la marca Primus, una Golden Ale y finalmente una Primus Bock, una cerveza obscura con 8.2 grados de alcohol y notas de chocolate.

De las cuatro, la primera y la última fueron mis favoritas sobre todo por los sabores tan contrastantes. La primera fue súper refrescante y ligera, la última tenía un carácter mucho más fuerte.

Aquí también puedes aprender a fabricar tu propia cerveza en los talleres de un día, solo que debes apurarte porque el cupo está limitado a 12 personas. El costo es de 580 sin opción a apartado.

Parada 5: La Tlayudería (Tonalá, 155)

Para cuando llegamos aquí, el espacio que teníamos en la panza era ya bastante reducido, pero una tlayuda con asiento de chicharrón, tasajo, queso Oaxaca  y frijioles con un toque de hoja de aguacate fue irresistible.

Don Luis atiende personalmente su restaurante y nos contó que cada semana trae desde su natal Oaxaca todos los productos que utiliza para el platillo que le da nombre a su negocio.

Parada 6: Escollo (Querétaro, 182)

Y luego de una tlayuda auténtica… ¡un buen mezcal!

El menú fue diseñado para maridar a la perfección el mezcal y cerveza de la casa. Nos sirvieron un taco placero de chicharrón con guacamole y pico de gallo acompañado de un caballito de espadín con las tradicionales rebanadas de naranja y sal de gusano. 

Parada 7: Espressarte (Monterrey, 151)

Toda buena comida debe tener como conclusión un buen café.

En este pequeño lugar, pudimos degustar una infusión de pergamino de café (la cáscara del grano deshidratado), una de cereza de café y finalmente el café filtrado acompañado de un pedazo de queso panela, arándanos deshidratados y una semilla de cacao tostada, que  resaltó mucho más el sabor de la bebida.

Delicioso.

Sabores de México también ofrece un recorrido por el Centro Histórico pasando por restaurantes de comida prehispánica y contemporánea. Los boletos para el tour están disponibles en su sitio web y tiene un precio de 800 pesos en promedio.

Los miércoles hay un camión de Turibus que sale en punto de las 12:30 para llevarte a la Roma y tomar el tour, con la opción de hacer otra ruta cuando termines de comer, o si estás muy cansado, hacerlo al día siguiente.

Provechito.