El futuro viaja en crucero

El crucero Quantum of the Seas incluye un robot que sirve bebidas, un simulador de paracaidismo, y una conexión de alta velocidad lejos de las costas.

México

El futuro de los cruceros ha llegado y ofrece una experiencia hi-tech para los fanáticos de la tecnología. Así es la nueva joya de la compañía Royal Caribbean: moderna, futurista y ultra chic para que liberes tu lado más nerdy.

Sin filas

Desde el momento en que abordas, te das cuenta que la travesía geek ha comenzado. El barco goza de conectividad Wi-Fi 24 horas al día y el servicio de una app llamada Royal iQ con la cual puedes gestionar todos los detalles de tus vacaciones, como hacer reservaciones, consultar el programa de espectáculos y hasta mantenerte comunicado con otros pasajeros; todo desde la comodidad de tu smartphone. Descárgala antes de salir de casa para que al llegar a la embarcación puedas monitorear el progreso de tus maletas camino a tu camarote.  "Aún estando de vacaciones la gente quiere estar conectada", asegura Lisa Lutoff-Perlo vicepresidenta ejecutiva de Operaciones. "Nuestra red de satélites hará cosas que nunca se han hecho antes y marcará la diferencia en la forma que los pasajeros compartan su experiencia con Royal Caribbean", agrega.

Adrenalina ilimitada

La revolución tecnológica abordo también hace protagonismo en las áreas recreativas y de ocio. Te encantará el FlowRider, un simulador con olas para practicar surf y el Rock ClimingWall, una pared para escalar -por qué no- en medio del océano. Otra de las atracciones más completas -e ideal para disfrutar en familia- es la zona SeaPlex que cuenta con una pista de autos chocones, una escuela de circo con trapecio volador, pista de patinaje y un espacio para que los entusiastas de los juegos virtuales se conecten con más jugadores en las consolas de Xbox Live.

Para quienes buscan un poco más de adrenalina la diversión apunta hacia el RipCord by iFly, una especie de túnel de viento vertical que ofrece a los viajeros de espíritu aventurero - sin la necesidad de saltar de un avión- una sensación de caída libre tan real como la de un salto en paracaídas. Si deseas volar más alto, sube a la cápsula North Star que se eleva 90 metros sobre el nivel del mar y te ofrece una vista panorámica de 360 grados.

Broadway a bordo

Si de día la diversión invade la cubierta, de noche el glamour cobra vida con sus espectáculos. La ovación principal se la lleva el salón multinivel Two70 que transforma sus amplias ventanas de piso a techo en cualquier escena que te imagines; otra característica es que viene acompañado de seis roboscreens que bajo el mismo ritmo vuelan, giran y nos apantallan con su sincronización musical.

Esto es sólo el comienzo, ya que en The Royal Theater el telón y la tecnología se levantan para aclamar el show de mamma mía! Y el favorito de muchos: el Bionic Bar, un bar controlado por androides. Aquí los barmans robots te preparan el coctel de tu elección en cuestión de segundos. ¡Verlos es todo un espectáculo!

Y como todo viaje es la excusa perfecta para consentir el paladar, Quantum ofrece un mundo de exploración culinaria: cinco restaurantes con diferentes tipos de cocinas, tres de especialidad y los imperdibles Johnny Rockets, Windjammer y Sorrento's.

Balcones virtuales

En los camarotes el diseño futurista sobresale para un perfecto descanso. Entre la amplia gama de categorías se encuentran los tipo studio para quienes viajan solos, los comunicados para familias más grandes y las suites estilo loft con balcones privados de doble altura; todo un lujo en altamar. Además, es el primer navío con habitaciones que incluyen balcones virtuales, los cuales cumplen la función de "ventanas" al exterior para que todos los pasajeros disfruten -en tiempo real- de una vista simulada por dónde esté pasando el crucero.  

Entre las muchas otras novedades se encuentra la pulsera WOWband con la que con un sólo toque puedes abrir la puerta de tu camarote, navegar sin perderte y hasta comprar lo más exclusivo de Cartier, Bvlgari hasta Kiehl's, boutiques dentro de Royal Esplande y The Via. Como dijo Anna Wintour, editora en jefe de Vogue, "sometimes geek can be chic".

Hay muchas formas de vacacionar, pero hacerlo en el tercer crucero más grande del mundo y el primero más inteligente, marca la diferencia en la experiencia.  "No es sólo la forma en que viajas, es la experiencia de principio a fin. Con Quantum estamos dando el poder a nuestros clientes de personalizar todos los aspectos de su viaje, proporcionándoles un nivel sin precedentes de la libertad y la flexibilidad", menciona Richard D. Fain, presidente y director general de Royal Caribbean Cruises. Con esto y sin ser excesivo, esta compañía reafirma porque es líder en navieras.