Del saludo al atuendo: protocolo en la visita del Papa

El Vaticano tiene una serie de interesantes normas alrededor del Santo Padre. Desde la manera correcta de dirigirse a él, hasta que para conocerlo hay que vestir colores oscuros (a menos que seas ...
Mitra papal
Mitra papal (Reuters)

La del Papa no es como cualquier visita de Estado. Y no solamente por el catolicismo extendido en México o por el carisma que algunos encuentran en Francisco, sino por la serie de protocolos que su visita requiere.

¿Cómo hablarle?

La Iglesia Católica tiene jerarquías muy definidas, mismas que es fácil confundir si uno no las tiene claras, como le pasó a un poderoso mandatario.

El ex presidente de Estados Unidos, George W. Bush, dio un tropezón de etiqueta durante su encuentro con Benedicto XVI en 2008, llamándolo "señor" (sir) y "su eminencia".

Ninguno de los dos es correcto. Al Papa se le llama "Su Santidad" o "Santo Padre". "Su Eminencia" está reservado para los cardenales (que se visten de rojo) y "su Excelencia" es para los arzobispos y obispos. Por ningún motivo se le llama "cura" al Papa.

De cierta manera, todos son obispos, pues todos están encargados del control y vigilancia del cumplimiento de las leyes de la Iglesia en una diócesis. En lo que difieren es en sus responsabilidades.

Un obispo lleva la supervisión de un distrito o territorio cristiano. Un arzobispo está por encima de un obispo normal, pues está a cargo de una diócesis (llamada arquidiócesis) que se encarga de arquidiócesis menores. Un cardenal es el cargo más alto por debajo del Papa, que le ayudan en su administración, lo aconsejan y lo eligen.

¿Cómo saludarlo?

Depende de quién seas. Si no eres católico, con un apretón de manos es suficiente. Nunca de beso en la mejilla.

Si eres católico, sí se permite un beso, pero este es muy específico:

Se hace una reverencia inclinando el cuerpo hasta la altura de la mano del Papa en la que lleva un anillo con el sello del Vaticano. El católico deberá besar la joya, no la piel del Papa. Basta con decirle "es un placer conocerlo, Su Santidad."

Pero aún si profesas la misma fe, no estás obligado a hacerlo. Por ejemplo, el Vicepresidente de EU Joe Biden estrechó la mano de Francisco durante su última visita al país.

Con el papa Francisco el protocolo no es tan férreo. Le gusta abrazar a algunas de las personas que conoce y en más de una ocasión ha besado el anillo de Cardenales como símbolo de su respeto.

¿Cómo recibirlo?

Cuando el Papa entra a un lugar se le recibe de pie y con aplausos. Cuando se va, se le despide de pie otra vez, pero en silencio, siguiendo sus pasos mientras se retira.

¿Cómo vestirse?

Con discreción. Los hombres deben llevar un traje negro, azul marino o gris, con camisa blanca y corbata en tonos afines. No estampados muy evidentes o colores brillantes.

Las mujeres deberán cubrir sus brazos, su escote y rodillas. El protocolo permite colores sobrios (igual que los trajes de ellos, o tonos pastel) y una mantilla sobre el pelo a juego. Los tacones no deben ser demasiado altos, ni los accesorios recargados, ni el maquillaje excesivo.

Nadie puede usar el color blanco debido a le privilège du blanc, pues está reservado para las reinas católicas en ocasiones particularmente especiales en el Vaticano.

Actualmente, sólo la reina Sofía de España, la reina Paola de Bélgica, la gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo, la princesa Charlène de Monaco, la reina Mathilde de Bélgica, la reina Letizia de España y la princesa Marina de Nápoles tienen el privilegio.

Pero si no vas a una audiencia con el Papa, sino que planeas asistir a misa u otro evento público, es suficiente con vestir de manera discreta. De preferencia que tu atuendo cubras tus rodillas y hombros.

¿Qué se va a poner el Papa?

Su atuendo normal: casaca blanca de manga larga y una túnica a la altura del talón. Una esclavina (la pequeña capa) sobre sus hombros y un cinturón blanco. Calzará zapatos negros, pues contrario a sus antecesores que llevaban zapatos rojos de piel (hechos por la casa de modas Prada) Francisco ha optado por un par más sencillo, discreto y económico.

En la cabeza llevará un solideo o zuchetto, en italiano. Y en su mano el anillo del pescador o piscatorio. Este solía ser un sello para los documentos firmados por el Santo Padre, hasta 1842. El de Francisco es un anillo de plata que perteneció a un secretario de Pablo VI.

Su atuendo de misa: Una casulla (que parece un poncho satinado largo) que en esta ocasión debería ser morada, pues de acuerdo a la legislación eclésiastica, es el color indicado en tiempos de cuaresma.

La casulla va sobre un alba (una túnica ajustada en la cintura que llega a los talones) que siempre es color blanco, de donde proviene su nombre. Arriba de todo, va una estola, un pedazo de tela que se coloca alrededor del cuello. También deberá ser morada por las fechas.

Rodeará sus hombros con un palio, que es una cinta de tela blanca de lana con cruces rojas bordadas que simboliza las "ovejas perdidas" del pastor. La cinta sólo puede ser utilizada por el papa, arzobispos metropolitanos y el patriarca latino de Jerusalén. Todos serán enterrados con su último palio.

Sostendrá en la mano su férula papal, el bastón alto con una cruz en la punta.

Finalmente, en la cabeza usará su mitra, el tocado o sombrero característico del Santo Padre. Esta puede ser una mitra preciosa, adornada con bordados y pedrería, o una dorada, que no lleva bordados pero está cubierta de lama de oro. Tradicionalmente esta última es la apropiada para la temporada.