Relajación laboral

Una oficina en San Francisco está adaptada en diferentes áreas donde puedes relajarte, tomarte una bebida con tus compañeros o sentarte junto a una chimenea.

Muchos hemos soñado con un lugar de trabajo donde puedas tener un área para relajarte si es necesario, quizás sentarte ante el calor de una fogata y hasta disfrutar de unos merecidos drinks con tus colegas. Aunque no lo creas estoy haciendo la descripción exacta de las oficinas de GIANT PIXEL, una empresa dedicada a la programación de apps a la que me siento seriamente tentada a mandar un currículum diario hasta que me den empleo.

Las perforaciones en la marquesina de entrada simulan ser píxeles, muy ad hoc al nombre de la empresa.

Y es que lo que solía ser una vieja imprenta, cobró vida gracias al trabajo que STUDIO O+A logró con la primera sede de estos desarrolladores de software en San Francisco. Un espacio creativo que combina el estilo vintage de un edificio antiguo con arquitectura moderna y un toque de futurismo.

Las innovadoras instalaciones de la empresa, se encuentran rodeadas de restaurantes y negocios con grandes diseños, por lo que decidieron adoptar un look urbano casual que encaja en el entorno, además de un interior que propicia un ambiente de trabajo perfecto para desatar la creatividad de sus aproximadamente 20 empleados y sus visitantes.

Uno de los grandes desafíos, al que los diseñadores se enfrentaron, era lograr un equilibrio entre economía y belleza en la adaptación de las distintas áreas de trabajo en los tres pisos de pequeñas dimensiones. Al entrar, lo primero que ves es la marquesina de acero perforado, un elemento visualmente fuerte que llama la atención de todo visitante y funciona como división entre el área de recepción y la zona de espera.

Además, el escritorio de hormigón en la recepción tiene una escultural forma, adornada por una creativa lámpara tipo araña en el techo.
En el piso de arriba, una chimenea suspendida es el punto focal entre las distintas áreas de trabajo: la sala de conferencias, espacios privados de descanso, cocineta, mesas para labores en equipo y cubículos aislante acústico.

Aunque son una pequeña empresa, tienen grandes aspiraciones ¡y vaya que están motivados! Pues en el sótano se encuentra un salón con ambiente acogedor y bar equipado con una colección de whiskys finos para degustar en la barra o en el encantador lounge, donde se incorporan acabados, muebles e iluminación que te hacen sentir como en casa.

Queda claro que gracias a la buena arquitectura y el cuidado de los detalles se puede lograr un ambiente inigualable, tal y como lo hicieron con Giant Pixel, sin duda un fabuloso lugar para trabajar.