Celebridades de los Bafta visitan Buckingham

La reina Isabel II y la duquesa de Cambridge, Catalina, recibieron a las personalidades del cine un día despues de la entrega de los Bafta.

Londres

La reina Isabel II de Inglaterra y la duquesa de Cambridge, Catalina, recibieron hoy en el Palacio de Buckingham de Londres a directores, actores y personalidades del cine, un día después de la gala de entrega de los premios Bafta.

El director británico Steve McQueen, cuya película sobre la esclavitud "12 Years a Slave" se impuso anoche como la mejor para la Academia Británica de Cine y Televisión, fue uno de los invitados de la reina, patrona de la Real Academia de Arte Dramático (RADA, en inglés) desde hace sesenta años.

Los actores británicos Roger Moore, la veterana Angela Lansbury y Helena Bonham Carter también asistieron a la celebración, así como las estrellas de Hollywood Alan Rickman, Michael Sheen y Ralph Fiennes.

La actriz británica Helen Mirren, de 68 años, que recibió anoche el Bafta honorífico por su trayectoria de manos del príncipe Guillermo.

Técnicos, guionistas y miembros del mundo del cine que trabajan detrás de la pantalla y entre bambalinas también figuraron entre los invitados al palacio.

Dio lugar a comentarios divertidos la presencia de la actriz británica Helen Mirren, de 68 años, que recibió anoche el Bafta honorífico por su trayectoria de manos del príncipe Guillermo.

Entre sus interpretaciones más conocidas figura la que hizo en la película "The Queen", de 2006, o en la obra de teatro "The Audience", de 2013, en las que Mirren encarna a la reina Isabel II.

"Esta es Helen Mirren, es brillante", bromeó el cómico Lenny Henry refiriéndose a la monarca.

La velada estuvo amenizada por una actuación protagonizada por la propia Mirren y por jóvenes talentos del séptimo arte, alumnos de la RADA, que también cantaron canciones del musical "Oh! What a Lovely War (Oh! Qué guerra más encantadora)", que dirigió en 1969 Richard Attenborough.

La duquesa de Cambridge se unió a la fiesta justo antes de la actuación, luciendo un vestido rojo de la firma británica Alexander McQueen.

"Es muy generoso por parte de nuestra patrona reconocer los logros de los que trabajan en esta industria vital (el cine)", le agradeció a la reina el director de la Real Academia de Arte Dramático, Edward Kemp.

"No se trata sólo de la contribución global que hacen los actores británicos, en el escenario o enfrente de una cámara, sino que hay técnicos y especialistas creativos británicos trabajando detrás del escenario en producciones teatrales que son éxitos de la taquilla en Hollywood", afirmó.