Realeza británica no pierde tradiciones

Como cada año, la familia real acude al servicio religioso de Navidad.

Una tradición que la monarquía inglesa no pierde es acudir al servicio religioso de Navidad, el cual se lleva a cabo en la Iglesia de Santa María Magdalena en la propiedad real de Sandringham, en Norfolk. Como también es costumbre, la Reina Isabel llevó una ofrenda de flores de la cuales destacaron rosas rojas y algunas piñas navideñas, entre otras.

A este servicio también acudieron los Duques de Cambridge, quienes por primera vez celebraron la navidad a lado de su primogénito el príncipe Jorge, quien apenas tiene 5 mese de edad.

“Fue una noche hermosa, pero es tan pequeño que le ilusionó más el papel de los regalos que los juguetes”, comentó la esposa del príncipe Guillermo justo antes de ingresar al recinto.

Para la ocasión, Kate Middleton lució un abrigo a cuadros de su firma favorita, Alexander McQueen, que combinó con unas botas y guantes negros, y como tocado una boina verde.