La relojería suiza con espíritu mundialista

Quinting, relojes 100% transparentes, busca introducirse al mercado mexicano y se presenta con una edición especial de la Copa del Mundo.

Ciudad de México

Quinting es una marca que combina la tradición relojera suiza con la tecnología de vanguardia para crear los primeros y, hasta el momento, únicos relojes 100 por ciento  transparentes en el mundo.

Lo que distingue a esta marca es que, al contrario de otros relojes con estas características, la maquinaria no se ve a través del reloj, lo que permite admirar los exclusivos y variados diseños de sus colecciones.


(Colección Mysterious Chronograph)


Pascal Berclaz, presidente de Quinting, dijo sentirse orgulloso de este producto. “Conseguimos una identidad propia única, imposible de reproducir: la transparencia”. Y es que el misterio de su mecanismo es al día de hoy un enigma en el mundo de la relojería.


Colección Champions Collector

La Copa Mundial de Futbol de la FIFA fue la mejor excusa para presentarse en nuestro país. Se diseñaron 11 piezas que representan a cada jugador de las 32 selecciones que participan en el Mundial, “las camisas de los jugadores vienen numeradas, si quieres el número 10 de la selección mexicana, tu serás la única persona en el mundo con ese reloj”, señalo Pascal Berclaz.


(Champions Collector, Nigeria y Brasil)


Los relojes son decorados a mano con esmalte, incluye la bandera que representa al país del equipo, un jugador que espera anotar en el zafiro minutero y el balón que brilla en la oscuridad. Con el paso de cada hora, el jugador cambia de posición y anota un gol para el equipo.


(Champions Collector, Suiza)


Sobre Quinting y Pascal Berclaz

La marca tiene 14 años de existencia. Los relojes son imposibles de copiar ya que la firma es, hasta ahora, la única en el mundo capaz de desarrollar y patentar un movimiento totalmente revolucionario compuesto por zafiros transparentes.

Se funda en el año 2000 en Ginebra por cinco ingenieros, Pascal Berclaz que es ingeniero en investigación electromecánica, tres relojeros y un ingeniero automotriz. Decidieron intentar lo que parecía imposible y crear un cronógrafo completamente transparente. Mismo que vio la luz después de siete años de investigación y 15 millones de dólares de inversión.


(The Moonligth, la colección se compone de 360 piezas, cada una con una visión diferente de la tierra y que la representa en sus 360 grados) 


Todos los componentes de los relojes se crean en exclusiva para Quinting y se ensamblan a mano, conforme a la más pura tradición relojera suiza.

El movimiento de los relojes está conformado por una superposición de discos de zafiro, algunos de los cuales son estacionarios y otros móviles. Los discos están metalizados y también se les aplica un revestimiento anti-reflejante.

El sistema es muy complicado y requiere una precisión extrema porque las cada capa debe quedar paralela una a otra con una distancia de un zafiro y otro de apenas 0.08 y 0.1 milímetros.


Para montar los zafiros es necesario usar un microscopio especial, porque algunos de los movimientos constan de 11 zafiros superpuestos.

Entre sus clientes se encuentran: Bill Clinton, Kofi Annan, Vladimir Putin, Sepp Blatter, y el Gobierno de Suiza. Para la ONU se hizo una edición especial 

Está presente en veinticinco países como: Burjl-Arab en Dubái, el Hotel de Paris en Mónaco, y en multitud de ciudades como Zurich, Ginebra, Milán, Londres, Nueva York, Beverly Hills, Moscú, Shanghai, Tokio y Madrid.

Los precios de los relojes oscilan entre los 10 mil y 65 mil dólares y solo se pueden conseguir contactando a la marca en su página web.