Primavera en Vancouver

Esta ciudad canadiense tiene algo para todos los gustos: para quienes aman andar en bici o los que prefieren descubrirla a pie, y también para quien quiera degustar platillos en ...

Vancouver, contrario a lo que la gente cree, goza de un clima templado, cosa que parece increíble en Canadá, donde todos creemos que solo hay nieve, nieve y más nieve.

Vancouver forma parte de una península y está casi rodeada de agua: el estrecho de Georgia hacia el Oeste, el extenso puerto hacia el Noreste, y False Creek al Sur. Hacia el Noroeste, el paisaje se extiende hasta el exuberante bosque donde empieza el hermoso Stanley Park.

La ciudad está dividida en diferentes barrios. El distrito de los rascacielos en el centro, rodeado del histórico barrio conocido como Gastown, que hoy en día es un lugar perfecto para salir de noche; después están el barrio Chino y Yaletown, el Soho de Vancouver, lleno de boutiques de diseño local, galerías y restaurantes.

Cerca de False Creek encontrarás grandes casas elegantes, librerías y las hermosas playas de Kitsilano. Vancouver se encuentra a tan sólo 30 minutos cruzando el Puente Lions Gate de las montañas y la vida salvaje de la costa norte.

Bastarán dos días para descubir sus encantos.

Primer día

Empieza tu día en el restaurante Hawksworth , uno de los más prestigiados de la ciudad para desayunar, diariamente sirven un delicioso desayuno y es una excelente manera de empezar el día. De ahí encamínate al Stanley Park – si te gusta andar en bici puedes rentar una y recorrer sus 10 kilómetros a la orilla de la costa. O simplemente puedes hacer un poco de hiking y recorrer una parte del parque. También en el Stanley Park, encontrarás el Acuario de Vancouver, que alberga las famosas ballenas Beluga, jardines, senderos para caminar y una laguna.

Para cargar las baterías haz una parada en el Cactus Club English Bay para tomar un lunch. Este sitio está justo en frente del mar y tiene una de las vistas más espectaculares de la ciudad, además de que puedes disfrutar de vinos de la región.

Por la tarde, explora las Montañas de la Costa Norte. No te pierdas el puente colgante Capilano, donde puedes aunque sea dar un vistazo a la selva templada de la Columbia Británica, y visitar la montaña Grouse, un refugio para especies en extinción como el oso Grizzly. La vista desde el teleférico para subir a la montaña es espectacular.

Para continuar haz una parada en Yaletown, donde puedes encontrar muchas opciones para cenar. Una buena elección para una cena casual es el Flying Pig o el Blue Water Café, el mejor lugar de Vancouver para comer mariscos.

Segundo día

Comienza tu recorrido en Granville Island, el Mercado público de la ciudad, un muy buen lugar para desayunar productos de los granjeros de la región y comprar artesanías; ver galerías de los artistas locales y librerías. De ahí date una vuelta por False Creek, un barrio más elegante donde puedes tomar algo en el Edible Canada Bistro.

Después toma un Aquabus, una especie de mini-ferri, que te llevará a Yaletown. Esta área está llena de pequeñas boutiques independientes. Desde ahí puedes caminar hacia el centro de Vancouver y a la famosa Robson Street para ir de shopping. Una parada obligada es la Vancouver Art Gallery, especialmente la exhibición de la más famosa artista de la Columbia Británica Emily Carr.

Inmediatamente después carga la batería en el patio del museo uno de los tesoros escondidos de Vancouver. Para terminar el día lo más recomendable es ir a cenar a Gastown. Los más famosos restaurantes están en este barrio. Una buena opción es el Wildebeest cuya especialidad es la carne de la región, o puedes ir al Sardine Can o al Alibi Room, el mejor lugar de la ciudad para degustar cerveza de cervecerías locales.

A pie o en bici

Una novedad en Vancouver son los tours que ofrece Ciclo City Tours. Un recorrido que combina el ciclismo y la comida. El recorrido dura cuatro horas, en el que harás paradas en puestos callejeros en el centro de Vancouver, conocerás el maravilloso mercado de Grandville Island y el Barrio Chino (el segundo más grande de Norteamérica). En cada una de las paradas el guía te contará un poco sobre la historia de la ciudad, las tendencias de los habitantes de cada barrio y el medio ambiente.

Si prefieres andar a pie, Vancouver Heritage Foundation ofrece numerosos tours guiados por Maurice Guibord. Puedes escoger entre explorar los barrios históricos, las áreas residenciales, o descubrir la arquitectura del centro de Vancouver.

Cualquiera de los tours que escojas cuestan 15 dólares canadienses