En las rebajas, apuesta por los clásicos

Al margen de este carrusel de la moda, que gira a una velocidad cada vez mayor, hay prendas que simplemente son intemporales.

Las modas van y vienen. Unas veces el dobladillo de la falda está más subido, otras veces está más bajado. Unas veces los pantalones son ajustados y en la temporada siguiente son anchos. Por esto, muchas veces no vale la pena comprar en las rebajas de enero prendas de la temporada invierno. Si usted quiere seguir la moda, es mejor buscar prendas clásicas.

Y es que al margen de este carrusel de la moda, que gira a una velocidad cada vez mayor, hay prendas que simplemente son intemporales. Además del hecho de que nunca pasan de moda, esas prendas se distinguen sobre todo por esta característica: "Tienen historia", dice el asesor de moda Andreas Rose, de la ciudad alemana de Fráncfort. Un ejemplo es el famoso bolso Birkin, que toma su nombre de la cantante y actriz franco-británica Jane Birkin.

A principios de los años 80, Jane Birkin estaba sentada en un avión que volaba de París a Londres y se quejó ante su vecino en el asiento de al lado de que era imposible encontrar un bolso en el que entraran todos los efectos personales que la mujer necesita para su supervivencia diaria. El vecino era Jean-Louis Dumas, entonces presidente de la marca de gran lujo Hermès. Durante el mismo vuelo, Dumas comenzó a esbozar tal bolso. Cuatro años después salió a la venta por primera vez el bolso Birkin. "Hasta el día de hoy es uno de los símbolos absolutos de estatus social entre los accesorios", dice Rose.

Obviamente, el precio del célebre bolso es más que considerable. "Actualmente, existen copias bastante aceptables de este bolso", estima la esteticista Ines Meyrose. "Sin embargo, tiene más sentido comprar un bolso del estilo del clásico en vez de un modelo falso que todo el mundo puede ver que no es auténtico", explica la experta.

Meyrose recomienda elegir una prenda clásica que se ajuste al propio estilo: "Un buen ejemplo es la gabardina, que normalmente es de color beige. Si este color no le queda bien a la mujer, es mejor elegir un color diferente como azul oscuro". También se puede renunciar a las típicas trabillas en los hombros y la doble botonadura, estima Meyrose. "Por ejemplo, si la mujer tiene una figura muy grácil, debería pensar en comprar una variante con cierre de botones ocultos".

"Hay una prenda que nunca debe faltar en la lista de los clásicos: el pequeño vestido negro", dice la personal shopper Maria Hans. Este vestido elegante que llega por la rodilla lo inventó la diseñadora Coco Chanel, quien presentó este modelo por primera vez en 1926. La revista "Vogue", la biblia estilística de la mujer que sigue la moda, calificó el vestido en el mismo año como "una especie de uniforme para mujeres con buen gusto". El pequeño vestido negro sirve para prácticamente todas las ocasiones. "Apenas existe otra prenda tan versátil que permita combinaciones tan buenas y cada vez nuevas", estima Hans. Efectivamente, la mujer puede llevar esta prenda tanto con un blazer en la oficina como con los accesorios adecuados por la noche, dice Ines Meyrose.

Para los tres esteticistas, otro clásico es el jersey de cachemir. "Para un jersey de cachemir, colores apagados como el beige o el antracita siempre son una buena elección", explica Hans. "Sin embargo, también tonos luminosos como el rojo o el naranja son elegantes con este material". Meyrose recomienda modelos que caen hasta la cadera, porque le queda bien a cualquier tipo de figura. "Y un corte estrecho siempre se ve bien".

Para Rose, los vaqueros no pueden faltar en ningún armario, "porque se pueden llevar para muchas ocasiones diferentes". Combinados con zapatos de tacón alto y una prenda para arriba elegante, los vaqueros también crean un look muy apropiado para las fiestas. Según Meyrose, "los vaqueros más bonitos son los de denim azul oscuro y de corte recto".

¿Qué otras prendas hay entre los clásicos? Rose menciona la camiseta marinera, mientras que Meyrose opta por la camisa blanca. "Sin embargo, esta camisa no tiene que ser siempre enteramente blanca, porque este color no le queda bien a cualquier mujer. También puede ser de color crema o hueso". Para Hans, las clásicas chanclas de tacón también pertenecen al vestuario básico de la mujer.