Pobladores noruegos colocan espejos en montaña para recibir rayos del sol

Pobladores noruegos colocan espejos en montaña para recibir rayos del sol, los cuales fueron transportados en helicóptero e instalados a 450 metros sobre la plaza del centro.

Noruega

Los residentes del pequeño pueblo noruego de Rjukan tendrán más luz durante el año gracias a varios espejos situados en los alrededores.

Enclavado entre montañas escarpadas, el pueblo suele quedar bajo una sombra durante casi seis meses al año y sus residentes tienen que tomar un teleférico a la cima de un precipicio cercano para poder asolearse un poco.

Pero ayer unos débiles rayos del sol de invierno llegaron por primera vez a la plaza central del pueblo, gracias a espejos de 17 metros cuadrados colocados en una montaña.

Familias felices, algunos con tumbonas para tomar el sol, bebieron cocteles y agitaron banderas noruegas, incluso buscaron sombras cuando el sol apareció detrás de una nube para reflejarse en los espejos hacia los rostros deslumbrados de los niños abajo.

Videos de la develación del sistema mostraban el centro de la plaza atiborrada de gente iluminándose un poco, pero no como si fuera impactada directamente por el sol. Los residentes en cambio dijeron que el efecto era notorio.

“Antes cuando era un buen día se podía ver que el cielo estaba azul y así sabía uno que el sol estaba brillando. Pero no se podía ver. Era muy frustrante”, dijo Karin Roe, de la Oficina local de Turismo. “Esto se siente cálido, cuando no hay tiempo para ir a la cima de las montañas entre semana será muy agradable venir por una hora y sentir este calor en mi rostro”.

En Italia el pueblo de Viganella tiene un espejo para el sol similar, pero de menor tamaño.

El plan de iluminar Rjukan fue concebido hace 100 años por el empresario industrial noruego Sam Eyde, quien construyó el pueblo para que ahí vivieran los trabajadores de una planta hidroeléctrica que instaló al pie de una cascada cercana.

La vieja idea de los espejos fue revivida en 2005 por el artista Martin Andersen, residente del pueblo, quien ayudó a recaudar el dinero para el proyecto. La mayor parte fue proporcionada por Norsk Hydro, la empresa fundada por Eyde.

El ingeniero no llegó a ver concretado su plan, que se volvía realidad, pero su planta y el pueblo, en el condado de Telemark, que fundó ganaron un afecto especial en la imaginación noruega como el lugar donde ocurrió una de las aventuras más famosas de la Segunda Guerra Mundial.

Durante la ocupación de los alemanes la fábrica era un puesto de los nazis en su lucha por crear la bomba atómica. La historia de 12 saboteadores noruegos que llegaron en paracaídas a la tundra cercana y sobrevivieron temperaturas gélidas para destruir la planta de “agua pesada” inspiró la película de Hollywood de 1965, The <em>Heroes of Telemark</em>, y será presentada como una serie de televisión por el director ganador del Oscar, Danny Boyle.

En contraste con la sombra que plantó el plan atómico de Hitler sobre Europa, los tres espejos —que irónicamente serán controlados de forma remota desde Alemania—sirven para iluminar el centro del pueblo.

Fueron transportados en helicóptero e instalados a 450 metros sobre la plaza del centro. Los espejos de 850 mil dólares controlados por computadora se suelen usar para crear energía solar en el Medio Oriente. Aquí la energía solar que capturen será usada para alimentar su propia trayectoria inclinada mientras siguen el breve paso del sol por el cielo invernal de Noruega.